REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

 

PROCESO DE ATENCIÓN DE ENFERMERÍA:

UNA HERRAMIENTA  PARA LA GARANTÍA DEL CUIDADO1

 

NURSING CARE PROCESS: A TOOL FOR THE GUARANTEE OF QUALITY OF CARE

 

 Haga su consulta por tema

 

 

2. Realizar y registrar la valoración de acuerdo con el modelo conceptual adoptado.

 

3. Realizar la valoración del estado de salud del paciente de forma sistemática, registrando los datos objetivos y subjetivos, y empleando técnicas de valoración directa e indirecta.

 

4. Analizar los datos obtenidos.(3)

 

Los tipos de datos:

 

Datos subjetivos: son las percepciones de los clientes sobre sus problemas de salud, estos datos no se pueden medir ya que son propios del paciente. Solamente el afectado los describe y verifica (sentimientos).

 

Datos objetivos: son observaciones o mediciones realizadas por quien obtiene los datos, se pueden medir por cualquier escala o instrumento (cifras de la tensión arterial).

 

Datos histórico -antecedentes: aquellos hechos que se han ocasionado con anterioridad y comprenden hospitalizaciones previas, enfermedades crónicas o patrones y pautas de comportamiento, ayudan a referenciar los hechos en el tiempo.

 

Datos actuales: son datos sobre el problema de salud actual; se refiere a situaciones que presenta la persona, familia o comunidad en el momento de la valoración. (8)

 

Es importante que durante la valoración la enfermera siga un orden, de forma que en la práctica, la enfermera adquiera un hábito que se traduzca en no olvidar ningún dato, obteniendo la máxima información en el tiempo disponible para la valoración de enfermería.

 

La metodología puede basarse en distintos criterios:

 

• Criterios de valoración siguiendo un orden de “cabeza a pies” o cefalocaudal: sigue el orden de valoración de los diferentes órganos del cuerpo humano, comenzando por el aspecto general desde la cabeza hasta las extremidades, dejando para el final la espalda.

 

• Criterios de valoración por “sistemas y aparatos”: se valora el aspecto general y las constantes vitales y a continuación cada sistema o aparato de forma independiente, comenzando por las zonas más afectadas.

 

• Criterios de valoración por “patrones funcionales de salud”: la re-colección de datos pone de manifiesto los hábitos y costumbres del individuo/familia determinando el funcionamiento positivo, alterado o en situación de riesgo con respecto al estado de salud. (3)

 

Segunda etapa: diagnóstico de enfermería

 

La segunda fase del PAE es el diagnóstico. En la Novena Conferencia de la North American Nursing Diagnosis Association (NANDA) fue aprobada la siguiente definición: un diagnóstico de enfermería es un juicio clínico sobre las respuestas del individuos, familia o comunidad a problemas de salud/ procesos vitales reales o potenciales. El diagnóstico de enfermería proporciona la base para la selección de actuaciones de enfermería.(9)

 

Los diagnósticos se clasifican de acuerdo con sus características; se definen cinco tipos de diagnósticos en enfermería, que son: reales, de alto riesgo (designados hasta 1992 como potenciales), de bienestar, posibles y de síndrome.

 

Diagnóstico Real: describe la respuesta actual de una persona, familia o comunidad ante una situación de salud o a un proceso vital. Su identificación se apoya en la existencia de características definitorias (datos objetivos y subjetivos) que indican su presencia en el momento de la valoración.

 

Consta de tres partes, formato PES: Problema (P) + etiología, factores causales o contribuyentes (E) + signos/síntomas (S). Estos últimos son los que validan el Diagnóstico.

 

Ejemplo: desequilibrio de la nutrición por exceso relacionado con (r/c) consumo excesivo de hidra-tos de carbono y grasas y sedentarismo manifestado por (m/p) un sobrepeso de 23%

 

Diagnóstico de Alto Riesgo: describe respuestas humanas a situaciones de salud/procesos vitales que pueden desarrollarse en un futuro próximo en una persona, familia o comunidad vulnerables. Su identificación se apoya en la presencia de los factores de riesgo que contribuyen a aumentar la vulnerabilidad. En este caso, se escribirá sólo con dos partes, formato PE: Problema (P) + etiología/causa factor de riesgo (E).

 

Puesto que no existen las características definitorias del problema (datos objetivos y subjetivos que, de haberlos, convertirían el problema en real), al inicio del diagnóstico debe incluirse la frase “Riesgo de”. Ejemplo: riesgo de traumatismo relacionado con (r/c) marcha inestable y pérdida de la agudeza visual

 

De salud o de bienestar: es un diagnóstico real que se formula cuan-do la persona, familia o comunidad goza ya de un nivel aceptable de salud o de bienestar, pero puede y quiere alcanzar un nivel mayor. Son enunciados de una parte, con-teniendo sólo la denominación y no contienen factores relacionados. Ejemplo: disposición para mejorar el bienestar espiritual Lactancia materna eficaz

 

Posible: diversos autores identifican, además de los diagnósticos reales, de alto riesgo y de salud, un cuarto tipo, “diagnóstico posible” y que definen como aquellas situaciones en las que la enfermera sospecha que puede haber un problema pero no está segura de su existencia. Es decir, cuando durante la valoración detecta claves que podrían indicar su presencia, pero faltan datos que permitan afirmarla o negarla con certeza. (10)

 

De Síndrome: usado cuando un grupo de diagnósticos de enfermería son observados juntos. En la actualidad se encuentran en la lista de la NANDA seis diagnósticos de síndrome. Por ejemplo, los pacientes confinados en cama durante largo tiempo pueden experimentar Riesgo de síndrome por desuso. Los grupos de diagnóstico asociados con este síndrome son: deterioro de la movilidad física, Riesgo de deterioro de la integridad tisular, Riesgo de intolerancia a la actividad, Riesgo de estreñimiento, Riesgo de infección, Riesgo de lesión, Riesgo de impotencia, Déficit de intercambio gaseoso, etc.(11)

 

Para elaborar un diagnóstico de enfermería se deben tener en cuenta las siguientes directrices:

 

• Unir la primera parte con la segunda utilizando “relacionado con”

 

• Escribir el diagnóstico como res-puesta o problema del sujeto de atención.

 

• Escribir el Diagnóstico sin emitir juicios de valor, supuestos o deducciones, sino basarse en datos objetivos y subjetivos que se hayan recogido y validado con el usuario.

 

• Evitar invertir el orden de las partes del Diagnóstico, puede llevar a un enunciado confuso.

 

• No mencionar signos y síntomas en la primera parte del Diagnóstico.

 

• No indique el Diagnóstico de Enfermería como si fuera un Diagnóstico médico.

 

• No indique dos problemas al mismo tiempo, dificulta la formulación de los objetivos.

 

Tercera etapa: planeación

 

Esta tercera etapa del proceso de atención de enfermería contempla el desarrollo de estrategias determinadas para prevenir, minimizar o corregir los problemas identificados en el diagnóstico, lo cual lleva a la toma de decisiones y la resolución de problemas.

 

En la planeación intervienen el profesional de enfermería, el paciente, las personas de apoyo y otros cuidadores.

 

La planeación incluye las siguientes etapas:

 

1. Establecimiento de prioridades entre los diagnósticos de enfermería cuando un paciente tiene varios problemas.

 

2. Determinación de objetivos o metas esperadas. Es el resultado que se espera de la atención de enfermería; lo que se desea lograr con el paciente. Las metas se derivan de la primera parte del diagnóstico de enfermería o problema.

 

Los resultados o metas, deben estar centrados en el comportamiento del paciente atendido, ser claros, concisos, observables y medibles. Abarcan múltiples aspectos de la respuesta humana (como el aspecto físico y funcional del cuerpo), síntomas, conocimientos, habilidades psicomotrices y los estados emocionales.

 

De acuerdo con el tipo de diagnóstico enfermero se plantean las acciones de la planificación de los cuida-dos de enfermería:

 

En el diagnóstico enfermero real los objetivos van encaminados a reducir o eliminar factores contribuyentes, promover mayor nivel de bienestar y controlar el estado de salud; en el diagnóstico enfermero de alto riesgo los objetivos se encaminan a reducir o eliminar los factores de riesgo, prevenir que se produzca el problema y controlar el inicio del mismo; en el diagnóstico enfermero posible los objetivos se enfocan en recoger datos adicionales que ayuden a confirmar o excluir un diagnóstico, y en los diagnósticos enfermeros de bienestar el objetivo se dirige a enseñar conductas que ayuden a conseguir mayor nivel de bienestar.

 

3. Selección de las intervenciones y actividades de enfermería. Son las acciones que el profesional de enfermería planea para alcanzar los objetivos y lograr las metas del cuidado.

 

Se enfocan en la parte etiológica del problema o segunda parte del diagnóstico de enfermería. Por tanto, van dirigidas a eliminar los factores que contribuyen al problema. Las intervenciones de enfermería reciben nombres diversos, acciones, estrategias, planes de tratamiento y órdenes de enfermería. (12)

 

Para la realización se deberá considerar lo siguiente:

 

1. Adaptar o diseñar un plan de cuidados basados en conocimientos actualizados de las ciencias enfermeras, biológicas, sociales, físicas y compartimentales.

 

2. Por cada diagnóstico enfermero identificado establecer objetivos pactados con el paciente definido de forma realista y mensurable, congruente con el resto de tratamientos planificados que especifiquen el tiempo de consecución y dirigidos a maximizar la autonomía del paciente.

 

3. Prescribir y priorizar las intervenciones dirigidas a conseguir los objetivos pactados o establecidos y a favorecer la participación del paciente.

 

4. Prescribir y priorizar estas intervenciones con base en la aplicación de los resultados de la valoración y de los conocimientos científicos vigentes.

 

5. Prescribir las intervenciones con base en el servicio enfermero que se requiera.

 

6. Revisar y actualizar el plan de cuidados para adaptarlo a la evolución del estado de salud del paciente.

 

7. Determinar las áreas de colaboración con otros profesionales.(3)

 

Cuarta etapa: ejecución

 

En el proceso de enfermería, la ejecución es la etapa en la cual el profesional de enfermería ejecuta las intervenciones, para lograr los resultados definidos en la fase de planeación.

 

Durante el desarrollo de esta fase se requiere:

 

1. Validar: es necesario buscar fuentes apropiadas para validar el plan con colegas expertos, otros miembros del equipo de salud y el paciente. Por lo tanto, las intervenciones deben estar orientadas a la solución del problema del paciente, apoyado en conocimientos cien-tíficos y cumplir con la priorización de los diagnósticos.

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |