REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

 

PERCEPCIÓN DE LOS COMPORTAMIENTOS DE CUIDADO DE ENFERMERÍA

DEL ANCIANO MAYOR DE 60 AÑOS Y DE LOS PROFESIONALES DE ENFERMERÍA

EN EL PRIMER NIVEL DE ATENCIÓN.1

 

PERCEPTION OF BEHAVIOR IN THE NURSING CARE IN THE ELDERLY OVER 60 YEARS

AND OF THE NURSING PROFESSIONALS IN THE FIRST LEVEL OF CARE

 

 Haga su consulta por tema

 

 

El presente estudio buscó, por lo tanto, y a partir de la percepción del paciente: 1. cualificar el cuidado en las consultas de enfermería de atención primaria, considerando que la percepción del anciano y la enfermera constituyen juicios de valor que permiten evaluar los servicios que se ofrecen. 2. contribuir a retroalimentar el modelo de salud vigente mediante la elaboración de lineamientos para la consulta de enfermería a partir de la percepción de comportamientos de cuidado del anciano en la atención primaria, no como herramienta de control sino como instrumento para el mejoramiento continuo, que incorpora los servicios y utiliza sus resultados para aumentar la calidad de los cuidados.(11)

 

Su utilidad está enmarcada en la oportunidad de generar pautas (guías) para cualificar el cuidado de enfermería, dar un cuidado socialmente aceptado por los sujetos de cuidado, fortalecer la formación del personal de enferme-ría y su desempeño profesional, en el nivel primario, a través de la puesta en marcha de estrategias de mejora de la eficiencia y eficacia del cuidado impartido, enmarcado en políticas de salud.

  

PROBLEMA

 

¿Cuál es la percepción de los comportamientos de cuidado de enfermería del anciano mayor de 60 años que asiste a consulta de enfermería, en comparación con la percepción de los comportamientos de cuidado de los profesionales de enfermería en las instalaciones de salud del primer nivel de atención, de la provincia de Coclé, República de Panamá? 

 

OBJETIVO GENERAL

 

Comparar la percepción de comportamientos de cuidado de enfermería de los ancianos que asisten a las consultas de enfermería en el nivel de atención primaria, con la percepción de los profesionales de enfermería que imparten dicha consulta con el fin de promover líneas de trabajo, teniendo como base las perspectivas del sujeto de cuidado (anciano).

 

 

  

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 

1. Identificar la percepción del cuidado que tiene el anciano mayor de 60 años que asiste a las consultas de enfermería y la percepción del cuidado que tiene la enfermera que brinda la consulta de enfermería en atención primaria.

 

2. Describir las dimensiones de los comportamientos del cuidado percibidos por los ancianos que asisten a las consultas de enfermería y las dimensiones de estos comportamientos percibidos por las enfermeras en las consultas de enferme-ría en el nivel primario.

 

DEFINICIÓN DE CONCEPTOS

 

Los conceptos que se consideran válidos para sustentar teóricamente el estudio incluyeron:

 

1. Percepción de comportamientos del cuidado: acciones y actitudes de conocimiento que tiene el anciano del cuidado brindado, y que experimenta a través de un proceso interactivo con la enfermera y que será medido a través del CBI (Inventario de Comportamientos de Cuidado de Wolf, versión 1994).

 

2. Percepción de la enfermera: expresión de bienestar posterior a la consulta y manifestada por la enfermera, acerca del comportamiento de cuidado brindado al anciano, basa-da en su conocimiento científico y que le permitieron satisfacer sus necesidades en la dimensión bio-psicosocial.

 

3. Percepción del anciano: es la expresión referida por el anciano respecto a si la atención de la enfermera en la consulta se ha caracterizado por considerarlo una persona humana (con respeto), amabilidad, interés por sus necesidades afectivas, paciencia y comprensión

 

4. Consulta de enfermería en atención primaria: son las intervenciones donde la enfermera presta atención o realiza acciones de cuidado (promoción de la salud, prevención de la enfermedad y recuperación de la salud) de manera individualizada al paciente anciano para la detección temprana de enfermedades siguiendo los estándares de atención establecidos y con la aplicación de un amplio espectro de conocimientos y técnicas científicas de promoción, restauración y conservación de la salud.

 

METODOLOGÍA

 

Se utilizó una metodología de tipo descriptivo con abordaje cuantitativo. Se valoraron las percepciones de 74 ancianos que asistieron a la consulta de enfermería en el primer nivel de atención y las 54 enfermeras encargadas de la atención en las 18 instalaciones de salud de la red primaria. Para la se-lección del tamaño de la muestra se establecieron criterios específicos para cada grupo. En la selección se aplicó la fórmula estadística para poblaciones finitas con el fin de garantizar que el grupo pudiera generar información confiable, se consideró además la naturaleza del estudio, los objetivos, el tipo de sujetos por investigar, el número de enfermeras que participaran en el estudio.

 

El Instrumento utilizado fue el Inventario de comportamientos de cuidado (CBI) de Wolf el cual permitió medir las actitudes y comportamientos de la enfermera, no sólo desde la perspectiva del profesional de enfermería, sino también de la del paciente. Su aplicación requirió que el instrumento fuera sometido a una prueba de validez facial en el contexto propio donde se desarrolló la investigación, a través de un juicio de tres enfermeras expertas según criterios de traducción, lenguaje y redacción. Con base en los resultados obtenidos y las sugerencias de los expertos se redactó la versión definitiva. La versión corregida del CBI mantuvo los 42 ítems originales cada uno de los cuales debía ser clarificado por los sujetos de estudio de acuerdo con una escala Likert de cinco categorías de respuestas.

 

Es importante señalar que la autora del CBI en el instrumento original define tres niveles de la escala valorativa para la percepción del comportamiento de cuidado, pero no indica la ubicación de los puntos de corte para cada factor. Para este trabajo se definieron los puntos de corte a través de un es-quema descriptivo de dos fases. Este procedimiento se basó en la asesoría estadística porque la escala original del instrumento no incluía información suficiente para utilizar un método de validación, por jueces, en cambio se optó por un esquema descriptivo con dos fases:

 

FASE A. Se establecieron los dos puntos de corte preliminares de tal manera que los intervalos fueran de igual amplitud de puntajes. En este caso, con dos puntos de corte se definieron tres intervalos a un tercio del rango total. Este método no brinda las correlaciones óptimas entre respuestas de cada categoría, por lo que sólo sir-ve de base para los primeros cálculos y tener una idea preliminar de los acuerdos entre la enfermera y el observador.

 

FASE B. Se determinaron los puntos de corte definitivos cercanos a los obtenidos en la FASE A, en las posiciones donde se tiene el mejor comporta-miento de los acuerdos de la enfermera y el observador. El procedimiento seguido para establecer los puntos de corte definitivos consiste en hacer un barrido de las puntuaciones alrededor de los puntos de corte preliminares obtenidos de la fase (A), determinar el mayor valor de chi cuadrado de la tabla de contingencia que se genera con el primer punto de corte (de la FASE A) y asumir como punto de corte definitivo el puntaje donde se obtiene la máxima correlación de atributos (valores máximos de chi cuadrado). Este procedimiento sólo se realizó con las apreciaciones de las enfermeras y la observadora, las ubicaciones de los puntos de corte se utilizan directamente para el análisis de concordancias entre pacientes y enfermeras.

 

La aplicación del instrumento se llevó a cabo durante los meses de junio a septiembre de 2006, la recolección de la información se realizó por la misma investigadora para evitar divergencias de criterio en su aplicación.

 

Se realizó la observación de las interacciones enfermera-paciente durante el horario de 8 de la mañana a 12 del día, los cinco días de la semana, para un total de 20 horas semanales, duran-te 17 semanas con el fin de poder hacer la recolección de información.

 

La información recolectada, a través del diligenciamiento del instrumento y la observación realizada por la investigadora, fue codificada y procesada en el paquete estadístico SPSS.12.0. Las principales pruebas estadísticas utilizadas fueron la moda, media, desviación estándar y por primera vez para analizar los resultados obtenidos con la aplicación del instrumento CBI se realizaron comparaciones de medias a través de la t de Student, y se estimó el coeficiente KAPPA de Cohen como indicador de concordancia entre las percepciones de la enfermera y el observador; la enfermera y el anciano, para cada una de las dimensiones que lo conforman.

 

Para la realización de esta investigación se cumplieron todos los principios éticos que establecen el desarrollo de la actividad investigativa en salud. En este caso se tomaron en cuenta las sugerencias dadas por el Comité de Ética en Investigación de la Facultad de Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia(12) y el Comité de Ética e Investigación del Ministerio de Salud de Panamá, Región de Salud de Coclé, donde se realizó la investigación.(13)

 

La presente investigación cumplió, además, con los principios enunciados en la declaración de Helsinki.

 

Para el desarrollo de la investigación se consideró la obtención del permiso de las instalaciones donde se llevó a cabo el estudio, así como la firma del consentimiento informado por parte de los pacientes (ancianos) y enfermeras así como la autorización de la autora del instrumento utilizado. 

 

DISCUSIÓN Y RESULTADOS

 

Los resultados y la discusión generada en la investigación obligan a no obviar el hecho de que las consultas de enfermería son un nuevo reto para el profesional que requiere potencializar sus comportamientos, romper burocracias y cambiar paradigmas, donde la relación de cuidado se proporcione en una relación de igualdad en la que los valores, de quienes dan como de los que reciben el cuidado cobran importancia frente al respeto a las personas, las creencias y las convicciones.

 

El 41,9% de los ancianos sujetos de estudio están en edades entre 70 y 85 años y más y 58,1% entre 60 y 69 años. Sólo 78,3% de ellos tenían nivel educativo de primaria, situación que, aso-ciado con la edad, presenta problemas de salud y condiciones de vida, y no puedan tener condiciones y servicios básicos de salud y de cuidado, restándole oportunidades para elevar su bienestar y calidad de vida, algunas veces por desconocimiento sobre los problemas propios del envejecimiento y la vejez.

 

El rango de edad para la muestra de enfermeras está entre 22 y 52 años con un promedio de 43,2 años. Este rango de edad constituye un factor facilitador para lograr su incorporación, de manera permanente, a los programas de educación continua, necesarios para contribuir al exitoso logro de una consulta de enfermería de calidad.

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |