REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

 

MANEJO DE LAS LUXOFRACTURAS FACETARIAS BILATERALES CERVICALES

SUBAXIALES TRAUMÁTICAS

 

MANAGEMENT OF CERVICAL SUBAXIAL BILATERAL TRAUMATIC LUXOFRACTURES

 

 Haga su consulta por tema

 

 

George Chater Cure*, Germán Peña Quiñones**, Enrique Jiménez Hakim***

 

RESUMEN

 

La subluxación facetaria traumática bilateral es un fenómeno poco frecuente que se asocia usualmente con hiperextensión forzada del cuello y se puede presentar con déficit neurológico importante. La reducción temprana de la luxación para la prevención de lesión medular secundaria es crítica. La reducción cerrada es la primera opción para el manejo de estos pacientes y se debe hacer lo más pronto posible. Cuan-do no es efectiva, la reducción quirúrgica es el procedimiento de elección y después de realizada, se debe fijar la columna cervical por la alta inestabilidad que acompaña esta lesión. El presente artículo reporta un caso de luxo fractura facetaria traumática cervical y se hace una revisión de la literatura concierne al caso.

 

Palabras clave: subluxación facetaria, trauma cervical, inestabilidad, déficit neurológico.

 

ABSTRACT

 

Bilateral traumatic facetary subluxation is an unfrequent lesion commonly associated with forced hyperextension of the neck that may present neurological deficits. Early reduction of the luxation is critical for the prevention of secondary medullar lesion. Closed reduction is the first option in the management of this type of patients, and must be done as soon as possible. When close reduction is not effective, surgical reduction becomes the procedure of choice, followed by fixation of the cervical spine, considering the high instability that characterizes this lesion. We report one case and review the literature.

 

Key words: Facetary subluxation, cervical trauma, inesta-bility, neurological deficit.

 

CASO CLÍNICO

 

 

  

Paciente masculino de 78 años quién consultó por cuadro de 24 horas de evolución posterior a caída de dos metros de altura con trauma craneocervical, sin pérdida de la conciencia. El paciente refiere que presentó cefalea y cervicalgia sin déficit motor o sensitivo. Fue llevado a un hospital donde le administraron analgésicos y le realizaron una tomografía axial computadorizada (TAC) de cráneo la cual fue normal. Fue enviado a su casa pero tres horas después del trauma presentó parestesia y disestesias en miembros superiores con hipoestesia de las cuatro extremidades, seguido por cuadriparesia de predominio en hemicuerpo derecho y retención urinaria. Se remitió al Hospital Universitario de la Fundación Santa Fe de Bogotá donde ingresó a las 24 horas del trauma.

 

Al ingreso se encontró con Glasgow de 15 con fuerza normal en miembros inferiores y de 3/5 en los superiores da-dos por una paresia de los músculos tríceps, bíceps, extensor carpi radial y cubitales además de hipoestesia en los dermatomas de C6 y C7 bilaterales. Se le realizaron radio-grafías de columna cervical que mostraron anterolistesis de C5 sobre C6 (figura 1). Se realizó TAC de columna cervical donde se encontró luxofractura facetaria bilateral de C5-C6 (figuras 2-4). Se realizó una IRM cervical que descartó hernia discal traumática, y demostró disrupción del canal espinal con una compresión medular a ese nivel.

 

Figura 1. Radiología cervical lateral que nos muestra la luxofractura C6-C7

 

 

Figura 2. TAC cervical con reconstrucción tridimensional donde se observa la subluxación traumática con una listesis C6-C7 importante.

 

 

Figura 3. Cortes axiales del TAC cervical donde se evidencia la luxación facetaria C6-C7.

 

Figura 4. Se observa la luxación facetaria en la TAC. A corte medial donde se ve la espondilolistesis de C6 sobre C7. B. Corte parasagital izquierdo donde se observa la luxofractura facetaría. C. Corte parasagital derecho donde se ve la luxación de las facetas.

 

El paciente presentó empeoramiento con aumento del déficit motor en hemicuerpo derecho con parálisis de los músculos dístales en miembro superior derecho. Se decidió realizar tracción cefálica con lo que se redujo un 50% de la luxación en el control a las 12 horas, acompañado de mejoría parcial del dolor y del déficit motor (figuras 5,6). El paciente fue llevado a cirugía donde se le realizó bajo anestesia general y relajación, la reducción completa de la fractura luxación. Se realizó abordaje anterior y se encontró lesión ligamentaria asociada con ruptura del disco intervertebral (figura 7). Se realizó disectomía y artrodesis cervical, injerto de cresta iliaca y una placa #22 entre C5/C6 y se colocó collar cervical permanente (figura 8).

 

 En el postoperatorio inmediato el paciente persistió con déficit motor en miembros superiores, mejoría marca-da del déficit motor y la hipoestesia en miembros inferiores. Se inició terapia física y al tercer día se envió a su casa con manejo intensivo de rehabilitación. Al control un año después, el paciente había recuperado la fuerza de miembros superiores persistiendo la paresia de 3/5 de los extensores y flexores carpis cubitales y radialis en ambos miembros superiores.

 

DISCUSIÓN

 

El trauma de columna cervical está asociado con un índice elevado de secuelas neurológicas que genera una gran carga social y económica sobre la sociedad.(1,2) Las lesiones traumáticas cervicales subaxiales se relacionan con cuadriplegia y las luxofracturas facetarias son las de más alta morbimortalidad.(1-5)

 

Las luxofracturas facetarias subaxiales son lesiones raras que se asocian con traumas causados por accidentes vehiculares y caídas.(6) En general, estas lesiones afectan las vértebras C6-C7 y C5-C6.(6) La articulación facetaria es una articulación capsular verdadera que se forma entre las apófisis de las articulaciones vertebrales. La sindesmosis entre los arcos vertebrales está formada por los ligamentos intertrans-versos, interespinoso, supraespinoso y el ligamento amarillo. El ligamento amarillo une las láminas de las vértebras adyacentes.(7) Este ligamento posee una gran elasticidad que ayuda a mantener la posición erecta y además de que es un gran soporte, disipa las energías en los casos de trauma.(6)

 

Los cuerpos vertebrales están conecta-dos por dos formas de anfiartrosis, la sínfisis dada por el disco intervertebral y una sindesmosis dada por los ligamentos longitudinales anteriores y posteriores. El disco intervertebral cervical tiene un menor tamaño dado por las articulaciones uncinadas de los cuerpos vertebrales por lo cual éstas limitan la extensión lateral del disco.

 

El ligamento longitudinal anterior está unido a la cara anterior del cuerpo vertebral. Éste es angosto en la región cervical y se ensancha hasta llegar a cubrir toda la cara anterior del tórax bajo. El ligamento longitudinal posterior une la cara posterior de los cuerpos vertebrales y tiene una relación de soporte con el disco intervertebral. (7)  Al aproximarse al dorso del disco, el ligamento longitudinal posterior está formado por dos grupos de fibras tendinosas. La superficial que forma un haz fuerte que se extiende sobre varios cuerpos vertebrales y el profundo que se extiende en la parte lateral entre dos cuerpos vertebrales subyacentes.(7)

 

En casos del trauma, cuando ocurre un mecanismo de hiperflexión severo, hace que el proceso (la apófisis) articular inferior de la vértebra superior sea llevado hacia arriba y hacia adelante por encima de la faceta articular superior de la vértebra inferior.(6) Esto produce un “enganchamiento” de la faceta lo que le impide que ésta se regrese a su posición normal.(8-10) El gran factor de fuerza conlleva a que se produzca una lesión con distensión o ruptura de los ligamentos supraespinoso, interespinoso, amarillo, de la cápsula afectaría, ligamento longitudinal posterior, el anillo fibroso, núcleo pulposo y del ligamento longitudinal anterior. Estas lesiones conllevan a una inestabilidad total de la columna cervical que se asocia en un 38,5% a 60% a fracturas del cuerpo vertebral, de las facetas, láminas, pedículos y las apófisis transversas o espinosas.(1,6,9-11)

 

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |