REVISTA DE ENFERMERÍA

 

 

TEMAS LIBRES

 

 

MONITORIA NEONATAL

 

 Haga su consulta por tema

 

 

Intervención de Enfermería

 

La frecuencia respiratoria se puede controlar mediante electrodos que se ponen en el tórax del neonato, los cuales por el método de impedancia, transmiten la información al monitor, la cual es representada en la pantalla del monitor por una onda y el valor en cifras. Cuando no se dispone de monitor el control de la frecuencia respiratoria se realiza mediante la observación di recta de los movimientos respiratorios del neonato durante un minuto.

 

• Mediante la auscultación, valorar la entrada y salida de aire en ambos campos pulmonares. Escuchar los ruidos respiratorios y deter minar si existen diferencias entre la parte superior e inferior de un mismo hemitórax y entre los dos hemitórax. Las enfermeras son las profesionales que se ocupan de los cuidados inmediatos y continuos del neonato, por tan to es imprescindible que estén familiarizados con las alteraciones de la función respiratoria, con el fin de advertir al médico y tomar las medidas correctivas. Dichas alteraciones pueden pueden presentarse en la frecuencia y ritmo respiratorio tales como taquipnea (respiración acelerada superficial),  polipnea (respiración rápida) y apnea (ausencia de movimientos respiratorios o abdominales) en un tiempo mayor de veinte segundos causando, según su severidad, disminución de la frecuencia cardiaca y saturación.

 

A diferencia de la apnea en la respiración periódica, la pausa respiratoria se alterna en forma cíclica con movi mientos respiratorios y no se asocia con bradicardia importante (<100 por minuto) ni con desaturación (< 80%). Es importante observar y registrar fenómenos asociados con la apnea como bradicardia, cianosis, perfusión peri férica, palidez o disminución de los valores de oximetría o transcutáneo y los eventos precipitantes de la apnea como la deposición, la alimentación, el paso de sonda orogástrica, la posición, la aspiración, hipotensión o hipoglucemia.

La presencia de ruidos respiratorios tales como el estridor ocasionado por obstrucción del tracto respiratorio, las sibilancias, los estertores y el uso de músculos respiratorios accesorios como aleteo nasal y la retracción esternal o intercostal y la cianosis central, la hipotonía muscular, la hipotermia y la disminución de los reflejos, son aspectos del estado general del niño que pueden indicar una disminución en la oxigenación del recién nacido.

 

El grado de dificultad respiratoria puede medirse en el recién nacido mediante la escala de Silverman (figura 4).

 

La intervención de enfermería dirigida al paciente neonatal que presenta falla respiratoria incluye el control estricto de la respiración valorando frecuencia y características. En caso de apnea, iden tificar las causas obstruc tivas y dar solución mediante aspira ción de secreciones, cambio de posi ción, estimulación cutánea y aumento de la fracción espirada de oxígeno en un 10% de la necesidad habitual.

 


Figura 4. Test de Valoración Respiratoria del RN (Test de Silverman). Tomado de: ¿Qué debe de considerar y reconocer de inmediato la enfermera de neonatos? http://www. aibarra.org/Neonatologia/capitulo10/default.htm

 

OXIMETRÍA DE PULSO

 

Método no invasivo continuo que mide la saturación de oxígeno de la hemoglobina, basado en la absorción de la luz a diferentes longitudes de onda por la hemoglobina reducida y oxigenada.

 

La pulsoximetría refleja con exactitud la SaO2 por encima del 70%.(5)

 

Equipo

 

Monitor de oximetría de pulso

 

Sensor

 

Cinta adhesiva.

En la actualidad podemos disponer de la oximetría de pulso dentro del monitor multiparamétrico o en forma individual, los cuales se deben seleccionar de acuerdo con el estado ge neral del recién nacido. La ventaja principal es la posibilidad de obtener una lectura rápida de la oxigenación del paciente y de la frecuencia cardiaca.

 

La lectura correcta depende de factores como perfusión, disminución en la pulsación periférica, movimientos del paciente, la amplitud del pulso venoso y/o interferencia con luz de la fototerapia.

 

Intervención de Enfermería

 

Poner los sensores en el dorso de la mano o pie de manera que queden uno en frente del otro y se pueda realizar una adecuada lectura

 

Proteger la integridad de la piel, rotando periódicamente el sensor y asegurando la inmovilización adecuada con cinta adhesiva

 

La cinta adhesiva se debe poner de manera que fije los sensores evi - tando el exceso de presión que altere la perfusión de los dedos

 

Cuando el neonato esté recibiendo tratamiento de fototerapia, es conveniente proteger el sensor del pul soxímetro, para minimizar la interferencia por la luz y evitar falsas lecturas.

Recomendaciones

 

Corrobore la calidad de la onda en el monitor, si no es adecuada reacomode los sensores. Fije las alarmas así:

 

Alarma de bradicardia: 90 por minuto

 

Alarma de taquicardia: 200 por minuto

 

Alarma máxima de saturación si el niño está con oxígeno 95%

 

Alarma máxima de saturación si el niño está sin oxígeno 100%

 

Alarma mínima de saturación 85%.

 

OXIMETRÍA TISULAR: OXÍGENO TRANSCUTÁNEO

 

El transductor de oxígeno transcutáneo es un electrodo de Clark que mide la tensión del oxígeno que difunde a la epidermis desde los capilares dérmicos.

 

El sensor se calienta a 43 oC

 

- 45 oC con el objeto de inducir una hiperemia local que facilita dicha difusión "arterializando" la sangre capilar y desplazando a la derecha la curva de disociación de la hemoglobina. El incremento resultante en la PaO2 se contrabalancea con el aumento del consumo metabólico de la piel y el gradiente de difusión. El índice transcutáneo (PtcO2/PaO2) es prácticamente igual en neonatos y disminuye con la edad.(5)

 

La dependencia de la PtcO2 con la PaO2 y con el gasto cardiaco requiere una interpretación cuidadosa. La calibración previa y el riesgo de quemaduras en la piel plantean algunos problemas técnicos.(5)

 

Intervención de Enfermería

 

Calibrar el monitor según las in dicaciones.

 

Mantener protegida la membrana.

 

Proteger la piel del neonato calibran do el equipo a la mínima tempera tura permitida y rotando periódicamente la membrana del tras cu táneo

 

Calibrar las alarmas de acuerdo con la situación clínica del recién nacido.

 

Avisar cambios y tomar las medidas correspondientes relacionando los parámetros con la clínica del recién nacido.

 

MONITORÍA DE LA FRECUENCIA CARDIACA

 

Es la medición de la frecuencia del latido cardiaco. El moni tor registra un trazo semejante al del electrocardiograma.

 

La frecuencia cardiaca se obtiene midiendo el intervalo (R-R) entre cada uno de los complejos haciendo un promedio en tre estos. El trazado electrocardiográfico que aparece en la pantalla debe ser lo más nítido po sible y ase gurar la con fia bilidad del dato.

 

Dentro de los objetivos específicos de la monitorización está la supervisión fiable y exacta de la actividad cardiaca neonatal, la detección temprana de alteraciones y la de tec ción de arrit mias.

 

La frecuencia cardiaca es de 160 por minuto en los pri me ros 15 minutos posnatales; luego des ciende y se es tabiliza entre 120 y 130 por minuto con valo res extremos de entre 90 y 175 por minuto.(1)

La taquicardia (frecuencia cardiaca mayor de 160 pulsacio nes por minu to), es originada por causas benignas como el estrés inducido por calor o frío, estí mulos dolorosos, fármacos: (atropina, teofilina, adrenalina, pavulón), ansie dad e irri tabilidad; por causas patológi patológi cas tales como fie bre, shock, hipoxia, anemia, sepsis, conducto arterioso per sistente, hi povolemia y por causas menos comunes como hiper tiroidismo, tras tornos metabólicos, hipokalemia, y arrit mias cardia cas.(6)

La bradicardia (frecuencia cardiaca menor de 80 pulsaciones por minuto) es origi na da por causas benignas tales como de fecación (pujo), vómito, alimentación forzada, succión o me di camentos (pro panolol, digitálicos e infusión  decalcio), causas patológicas como hipoxia, apnea, convulsiones, obs trucción de la vía aérea, acidosis e hipotermia severa y otras causas menos comunes como la hiperkalemia, arritmias cardiacas, y hemorragia pulmonar.(6)

 

Equipo

 

Fonendoscopio

 

Monitor de registro electrocardiográfico

 

Electrodos neonatales

Intervención de Enfermería

 

Poner los electrodos en la parte superior del tórax (para medir impedancia), preferiblemente en la línea axilar media bilateral bajo la axila. El tercer electrodo se ubica en la línea axilar media in mediatamente inferior al otro o en el muslo izquierdo o derecho de acuerdo con la indicación del monitor disponible.

 

En los prematuros extremos intensificar el cuidado para no causar pérdida de la integridad de la piel, utilizando electrodos neonatales o recortándolos para no abarcar áreas grandes de piel.

 

Adherir los electrodos procurando que el centro de ellos se encuentre humedecido con gel de contacto con el fin de permitir una adecua da conducción eléctrica.

 

Se recomienda no poner los electrodos en la parte an terior del tórax, especialmente en los prematuros; por que no permiten la adecuada visualización del parén quima pulmonar en los controles radiográficos.

 

Observar frecuencia y características del trazado electro cardiográfico.

 

Si hay duda de la confiabilidad de la frecuencia cardiaca, verificar directamente con el fonendoscopio. Infor mar la alteración o los cam bios que no estén dentro de los límites normales.

 

Programar las alarmas de acuerdo con las condiciones clínicas del recién nacido. Verificar su funcio namiento en cada turno.

 

Evitar interferencias que alteren la exactitud de los da tos

 

Cambiar los electrodos cuando se encuentren levantados o arruga dos, nunca poner cintas adhesivas.

 

Proteger la piel, aplicar benjuí tanto para poner como para retirar los electrodos.

 

No utilizar alcohol ni friccionar la piel en forma vigorosa en la fijación de los elec trodos, ya que pueden producir alteración de la integridad cutánea.  

 

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |