EDITORIAL

 

 

RELACIÓN ENTRE LA TECNOLOGÍA Y EL DESARROLLO HUMANO

”El desarrollo no comienza con bienes; comienza
con la gente, su educación, organización y
disciplina. Sin estos tres aspectos, todos los recursos
se mantienen latentes, en potencia”

E. Shumacher.

La integración de nueva tecnología y productos es la práctica clínica depende de múltiples factores, así como su implementación requiere el concurso de los siguientes elementos clave: las universidades como formadoras del recurso humano, el interés por la investigación, las políticas de desarrollo e implementación de la nueva tecnología, los programas de entrenamiento en nuevas técnicas, la motivación de los expertos determinada por una estabilidad económica y científica, el mercadeo e inversión, y la iniciativa para la creación de nuevos programas.

En las últimas décadas se ha producido un gran avance de nuevas tecnologías que ha repercutido en la informática y en la sistematización de la atención en salud, especialmente en medicina, farmacología, radiología, bacteriología, patología, enfermería e instrumentación quirúrgica, entre otras.

Los especialistas en el área médica pueden utilizar esta tecnología de punta para mejorar el diagnóstico, tomar decisiones en cuanto a la terapéutica, y si es el caso para la planificación y simulación de operaciones quirúrgicas; así también como para desarrollar y enriquecer las capacidades humanas, mejorar y aumentar la expectativa y calidad de vida, adquirir conocimientos, estimular la creatividad, y participar en todos los aspectos de progreso de la comunidad científica y en investigación.

El origen de la cirugía asistida por robot se remonta a la Guerra Fría. Las numerosas bajas que sufrieron los médicos que asistían a los soldados en la guerra del Vietnam sugirieron a los americanos la idea de fabricar un maletín provisto de un equipo tecnológico que pudiera ser manejado a distancia por un cirujano. Este maletín estaba provisto de una cámara y dos brazos que hacían las veces de manos para intervenir al herido. Un enfermero se encargaba de situarlo junto al soldado caído en el frente y el cirujano lo intervenía desde la retaguardia. Otro factor que propició el desarrollo de esta tecnología, en la misma época, fue la decisión en la administración Reagan, de realizar intervenciones a distancia, vía satélite. Fred Moll y Rob Younge, fundadores del Intuitive Surgery, idearon en 1995 un equipo tecnológico para cirugía endoscópica tomando como referentes ambas iniciativas. El resultado de esta inquietud es el tele manipulador Da Vinci.

 

Ergonomía. El estudio de aspectos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina requiere tener en cuenta tres aspectos: la persona, el sitio y la tarea, y su interrelación con la anatomía, la fisiología, sicología, ingeniería y el diseño, con el fin de brindar comodidad, seguridad y un óptimo desempeño. La ergonomía interviene en el mejoramiento de los movimientos del cirujano, en la optimización del tiempo, del espacio, a la vez que proporciona seguridad al paciente.

Robótica. Técnica que aplica la informática al diseño y empleo de aparatos, por lo general en instalaciones industriales. En la actualidad se están utilizando en instituciones de salud, como es el caso de la Fundación Santa Fe de Bogotá. El concepto actual de la robótica maneja, en tiempo real una realidad virtual, apoyada en cuatro aspectos: la tercera dimensión (3D), la navegación, la interacción y la simulación.

Cibernética. Estudio de las analogías entre los sistemas de control y comunicación de los seres vivos y las máquinas, y en particular el de las aplicaciones de los mecanismos de la regulación biológica a la tecnología. La cibernética está apoyada en una rama de la informática, el movimiento, la digitalización, la automatización, la biónica y la robótica.

Robot. Es un mecanismo articulado y programado de partes mecánicas con motores, cámaras, sensores, transductores y medios para el almacenamiento de la información. En cirugía es ampliamente utilizado y aventaja a los humanos en mayor exactitud, precisión espacial y en que puede repetir muchas veces el mismo procedimiento con iguales resultados. Por ejemplo, el cirujano puede tomar aquel procedimiento perfecto logrado a través de la simulación, programarlo en un robot para que éste lo ejecute de manera perfecta sobre el paciente. Existen varios sistemas robóticos utilizados en forma rutinaria, cada robot tiene características y alcances específicos y fines diferentes. El AESOP 3000 es un robot que conduce la cámara en cirugía laparoscópica.

Este robot entiende las órdenes verbales del cirujano y las ejecuta con movimientos exactos. El ARTEMIS, de origen alemán es un sistema de manipulación quirúrgica, dotado de instrumentos poli articulados que le permiten alcanzar movimientos jamás logrados en cirugía laparoscópica. Este robot utiliza visión en tercera dimensión, puede rodear estructuras circulares como un vaso sanguíneo o el esófago gracias a las múltiples articulaciones que pose en sus brazos. El ZEUS (Computer Motion) es un robot que permite al cirujano operar a distancia al paciente. Consta de una consola con dos controles tipo pinza de disección y un monitor que suministra una imagen en dos dimensiones.

Las siguientes son las etapas de la robotización de una operación quirúrgica:

1. Captación de imágenes topográficas
2. Reconstrucción virtual del órgano
3. Diagnóstico y planeación de la intervención
4. Control del robot en el quirófano a partir de la planeación.

La primera mención del uso de robots en instrumentación quirúrgica se dio a principios de la década de los setenta, con el objetivo de hacer cirugía a distancia en el espacio.

La tele cirugía es un área que se origina a partir de la robótica, en ella se combinan la telecomunicación y los robots para realizar procedimientos quirúrgicos a distancia.

En septiembre de 2001, se llevó a cabo el primer procedimiento transatlántico de la historia, llamado Cirugía Lindbergh. El cirujano ubicado en Nueva York, USA, realizó una colecistectomía laparoscópica a una paciente de 68 años hospitalizada en Estrasburgo, Francia, con la ayuda del sistema robótica ZEUS. La transmisión se realizó por cable de fibra óptica obteniendo un retardo de sólo 150 mili segundos (ida y vuelta de la señal), a pesar de existir una distancia de 7.500 km entre las dos ciudades.

Mientras que en la actualidad no existe un beneficio directo demostrado para los pacientes, los robots manipulados a distancia parecen ser excelentes en aquellas condiciones en las que es imposible tener disponible un cirujano experto, como en el espacio, bajo el mar o en el campo de guerra; además de tener un papel importante en la educación quirúrgica a distancia.

Cuando el cirujano realiza una cirugía laparoscópica se enfrenta a algunas limitaciones como la pérdida en la libertad de los movimientos, la necesidad de operar basado en una imagen de dos dimensiones, la pérdida en la percepción de la textura y resistencia de los órganos y la necesidad de utilizar ocasionalmente posiciones poco ergonómicas.

Con la utilización de robots se recuperan muchas de aquellas características perdidas en la cirugía laparoscópica.

Existen actualmente sistemas robóticos que devuelven al cirujano la posibilidad de sentir la textura, la flexibilidad y la resistencia del tejido que está manipulando.

Con el sistema de cirugía de telepresencia de Green, un robot con imagen en tercera dimensión, el cirujano recupera el sentido del tacto a través de la retroalimentación de la fuerza ejercida, por lo tanto, el cirujano opera percibiendo las mismas sensaciones que en la cirugía abierta.

Las salas de cirugía se están convirtiendo en quirófanos cibernéticos, donde se integra el funcionamiento de todos los aparatos (bisturí armónico, insuflador, fuente de luz, columna laparoscópica, mesa de operación, robot), permitiendo al cirujano controlarlos directamente. Las necesidades y forma de entrenamiento y el conocimiento del personal médico y paramédico está cambiando de manera radical y son cada vez mayores a medida que las nuevas tecnologías son creadas y validadas. En un futuro muy cercano la navegación asistida por computador y la asistencia robótica estarán disponibles en todos los campos quirúrgicos. El cirujano debe conocer y evaluar críticamente la tecnología disponible, modificar su conducta clásica cuando la evidencia demuestre que el beneficio directo para el paciente es mayor, puesto que disminuye el trauma quirúrgico, optimiza el tiempo, visualiza mejor los órganos y estructuras anatómicas, y la recuperación postoperatoria e incorporación a la vida cotidiana son mucho más rápidas.

Termino esta reflexión con la invitación a que todo el personal que participa en un equipo interdisciplinario del área de la salud, se integre a estos nuevos conceptos, se actualice y reconozca esta nueva tecnología como un apoyo para el mejoramiento de las condiciones de salud del ser humano.

Ricardo Nassar Bechara
Cirujano, Jefe de Cirugía Mínimamente Invasora de la Fundación Santa Fe de Bogotá.
[email protected]
Recibido: Agosto 2004.
Aceptado para publicación: Agosto 2004.
Actual. Enfer: 2004; 7(3):6-7

 

 

 

 Haga su consulta por tema