NUESTRO DEPARTAMENTO

 

CUIDADOS DE ENFERMERÍA A PACIENTES CON
ARRITMIAS CARDIACAS

Magda Lucía Flórez Flórez*, Claudia Higuera González **, Diana Mireya Mongüi González ***

* Enfermera Magíster en Enfermería en Salud Cardiovascular. Universidad Nacional de Colombia.
Profesor Asisten te Facultad de Enfermeria Universidad
Nacional.mlflorezf@unal.edu.co
** Enfermera Especialista Cuidado Crítico. Pontifi cia Universidad Javeriana.
Enfermera Unidad de Cuidado Intensivo Médico F.S.F.B claudia_higuera@yahoo.com.co
*** Enfermera especialista en Cardio Respiratorio Universidad Nacional de Colombia.
 Enfermera Unidad de Cuidado Intensivo Médico. FS.F.B
Recibido: Marzo 2004
Aceptado para publicación: Junio 2004
Actual. Enferm. 2004; 7(3):27-36

INTRODUCCIÓN

Una arritmia es una alteración en el ritmo normal de los latidos cardiacos(1), que puede tener una repercusión hemodinámica y poner en peligro la vida del paciente, lo cual exige que se implementen diversas estrategias terapéuticas rápidas que encaminadas a su control y prevención de posibles complicaciones.(2)

 

Esta revisión pretende proporcionar una guía en el cuidado de enfermería para pacientes que presenten algún tipo de arritmias cardiacas tales como taquicardias, bradicardias, arresto sinusal y asistolia.

 

Se basa en los algoritmos propuestos por la American Heart Association, para el Soporte Avanzado Cardiovascular de Adultos (ACLS).(3) El cuidado de enfermería está enfocado en la detección de signos y síntomas, en la intervención oportuna en las diferentes modalidades terapéuticas que se utilicen ya sea con la administración de fármacos antiarrítmicos, inserción del marcapaso cardiaco, cardioversión y desfibrilación eléctrica y en el soporte emocional que se brinde al paciente durante estos procedimientos.

 

OBJETIVO

 

Establecer intervenciones de enfermería específicas para el paciente con alteraciones en el ritmo cardiaco con el fin de contribuir a la solución rápida de la situación del paciente.

 

BRADICARDIA SINUSAL

 

La bradicardia sinusal es un ritmo sinusal con una frecuencia de descarga menor de 60 por minuto,(4) (Figura 1) otros tipos de bradicardias son los bloqueos aurículo ventriculares y los ritmos de escape.(5) Según la American Heart Association existen dos tipos de bradicardia según la frecuencia, la bradicardia absoluta y la bradicardia relativa. La bradicardia absoluta hace referencia a las frecuencias menores de 60 latidos por minuto y la bradicardia relativa hace referencia a frecuencias de 60 latidos por minuto o mayores que implican una presión arterial sistólica menos de 90 mmHg con pulso débil y presencia de diaforesis.(6)

 


Figura 1. Bradicardia

 

Las bradicardias pueden ser producidas por diversos factores tales como: cardiopatía, dosis de medicación inadecuada, estimulación vasovagal, arteriopatía coronaria, infarto del miocardio, degeneración del sistema de conducción, hipotiroidismo, aumento de la presión intracraneal, hipotermia, entre otros.(4-6)

 

Cuidados de enfermería

 

Los cuidados de enfermería se realizan de acuerdo con los pasos propuestos en el algoritmo de bradicardia del ACLS de 2000. (Anexo 1)

 

Monitoría del paciente para identificar la presencia de bradicardia absoluta o bradicardia relativa. Valoración de la frecuencia cardiaca, tensión arterial, perfusión, estado de conciencia y diaforesis.

 

Inspección primaria ABCD:

 

- Verifique el estado de conciencia
-
Active el sistema de emergencia
- Solicite el desfibrilador


Inicie el ABCD primario:

A. Abra la vía aérea
B. Respiración: suministre dos ventilaciones en 1-1,5 seg.
C. Circulación: realice compresiones torácicas si no encuentra pulso
D. Desfibrilación: desfibrile en caso de fibrilación ventricular (FV), o taquicardia ventricular sin pulso.

 

Aliste los elementos no invasivos para asegurar vía aérea, tales como cánula de oxígeno, máscara ventury o máscara de reinhalación, humedificadores, conexiones de oxígeno y rácores.

 

Aliste el monitor y desfibrilador, con sus respectivos electrodos, gel conductor y conexiones eléctricas respectivas.

 

Inspección Secundaria ABCD

 

Inicie el ABCD secundario

A. Vía aérea asegure la vía aérea a través de técnicas invasivas (tubo oro traqueal, u otras maniobras avanzadas)
B. Confirme la adecuada inserción del tubo, fijarlo, confirmar la oxigenación y ventilación efectivas por medio de la auscultación.
C. Circulación: establezca una vía venosa, identifique el ritmo del paciente, monitorice o tome un electrocardiograma de 12 derivaciones, administre medicamentos apropiados a cada ritmo identificado.
D. Diagnóstico diferencial: busque posibles causas tratables.

 

Aliste fuente de oxígeno, instale un acceso venoso de gran calibre con catéter periférico No. 18 ó 20, con infusión de SSN con un equipo de macro goteo si es posible.

Conecte el paciente a un monitor para obtener el trazado electrocardiográfico, presión arterial, oximetría, frecuencia respiratoria.

 

Tome un electrocardiograma (EKG) de 12 derivaciones y una radiografía de tórax.

 

Valore al paciente en busca de los siguientes síntomas y signos:

 

dolor en el pecho
disnea
diaforesis
alteración del estado conciencia
disminución de la presión arterial
shock
congestión pulmonar
signos de falla cardiaca. Si no hay presencia de signos y síntomas, valorar el EKG en busca de bloqueo AV de II o III grado. Si no hay presencia de estos bloqueos observar al paciente.

Si hay signos y síntomas serios instaurar la siguiente secuencia:

Administración de bolos de atropina a una dosis de 0,5 a 1,0 mg, repitiendo la dosis con un intervalo de 3 a 5 minutos, para un total de 0,03 a 0,04 mg/Kg.

Tener en cuenta que uno de los efectos adversos de la atropina a dosis menores de 0,5 mg es la estimulación del parasimpático, disminuyendo la frecuencia cardiaca

Tener disponible un marcapaso trans cutáneo

Instalar una infusión de dopamina a una dosis de 5 a 20 mcg/Kg/min., de acuerdo con las cifras tensionales y del compromiso hemodinámico del paciente.

Antes de instalar la infusión, asegurarse de corregir la hipovolemia con expansores de volumen si es el caso, administrar la infusión por una vía central o una vena periférica de gran calibre, valorar los signos tempranos de flebitis y extravasación.

 

Si el paciente desarrolla síntomas graves de bajo gasto, instale directamente una infusión de epinefrina a una dosis de 2 a 10 mcg/min prepare la mezcla con cinco ampollas disueltas en 100 cc de SSN para obtener una concentración de 50 mcg/ml, infundir por una vía central y por bomba de infusión. Si se infunde por una vía periférica valore signos tempranos de flebitis y extravasación. Si hay presencia de bloqueo AV de II o III grado prepare los elementos para marcapaso transvenoso.

 

Si hay desarrollo rápido de síntomas use marcapaso transcutáneo.

 

 

 

 

 

 Haga su consulta por tema