Complicaciones postoperatorias

Dos pacientes presentaron infección urinaria relacionada con la recolocación de sonda vesical (6.6%).

Dos tuvieron dehiscencia parcial y dermatitis perineal (6.6%).

Un paciente tuvo dermatitis periostomal (3.3%) y 1 presentó trombosis venosa profunda (3.3%).

Recidiva neoplásica

1. Local. Fue observada en 1 paciente (3.3%) a los 18 meses del postoperatorio, portadora de un cáncer Broders IV y Dukes C. Esta paciente había sido sometida anteriormente a una anastomosis colo-anal (laparoscópica) y presentó recidiva en la línea anastomótica, 12 meses después. Fue reoperada, y se realizó una resección abdomino-perineal. La paciente falleció 2 años después de la cirugía por la recidiva.

2. Sistémica. Dos (6.6%) pacientes (T3N2M0) presentaron recidiva hepática. Ambos fallecieron a los 2 y 12 meses del postoperatorio, respectivamente (Figura 3).

  

DISCUSIÓN

La utilización de la vía laparoscópica en el tratamiento del cáncer del recto fue empleada buscando dos aspectos:

1. El convencimiento de poder realizar el mismo tipo de disección oncológica con menor trauma parietal.

2. Un mejor postoperatorio.

Uno de los grandes problemas que debe ser enfrentado, es el de conseguir la disección oncológica técnica del mesorrecto alcanzada en cirugía convencional. El campo visual restringido sumado a la pérdida del plano de profundidad podría dificultar la disección pélvica.

Con la realización sucesiva de las cirugías, la certeza inicial de la resección oncológica se fue confirmando no solamente por los resultados anatomopatológicos de las piezas resecadas, sino por los resultados curativos obtenidos.

El análisis de los especímenes demostró que no había diferencia entre el número de ganglios resecados por vía laparoscópica comparados con los de la vía convencional. La medida de los márgenes laterales y longitudinales fue absolutamente semejante al comparar las piezas resecadas por una u otra vía de acceso. El seguimiento a corto y mediano plazo resultó en índices similares de recidiva local, lo que demostró la radicalidad obtenida con la cirugía laparoscópica.

Al comparar los resultados obtenidos en el postoperatorio precoz, principalmente con relación a la deambulación, la alimentación y el retorno a la actividad física habitual, se hizo evidente la ventaja de la cirugía laparoscópica. O sea, hay un beneficio evidente con relación a la disminución del sufrimiento físico, evaluado por la disminución en el empleo de analgésicos. Otro beneficio, fue la construcción de un estoma en un abdomen libre de cicatrices quirúrgicas facilitando el manejo por la terapista ostomal. Excelente para el enfermo, la adecuada adherencia de la bolsa y la ausencia de infección de la herida. Mejor para su estado psicosocial.

Uno de los hechos que más llamó la atención del equipo de cirujanos, fue que los resultados técnicos fueron directamente proporcionales a la experiencia adquirida con cada nueva intervención. Cuanto más familiarizado con la técnica, más fácil la cirugía y menor tiempo quirúrgico. Con la realización del procedimiento en forma sucesiva, se fue modificando el lugar de los trocares y el número de los mismos. Cada cirujano puede evaluar la posición más confortable y de mejor visión para colocar los trocares y debe establecer su "propio modo de operar». La variación de la posición de los trocares, debe seguir a la mejor adaptación del cirujano y sus ayudantes. Es importante resaltar, que la movilización del colon requiere la visión de toda la cavidad y que el cirujano debe estar en capacidad de usar sus dos manos.

¿Si la técnica fue benéfica para el paciente, hubo alguna razón para ser empleada por el cirujano?

 

Además de exigir un adiestramiento específico y de un material costoso para ser realizada, la cirugía laparoscópica requiere una explicación convincente para ser utilizada: es la historia famosa de no hacer cambios en el equipo de fútbol que esta ganando.

¿Cómo se comporta el equipo quirúrgico actualmente?

Sentimos, cada vez más, que la alternativa laparoscópica es válida, al conseguir sumar varios hechos específicos y técnicos:

1) Se consigue un menor trauma parietal y una pared más fácil de cerrar con menor probabilidad de complicaciones.

2) Existe un menor riesgo de infección abdominal

3) Disminuye la incidencia de eventración

4) La colostomía se realiza sin dificultad en un abdomen libre de cicatrices.

5) Las complicaciones observadas no son diferentes a las usuales

6) Se preserva la estética del abdomen

7) El resultado oncológico es similar.

La cirugía videolaparoscópica debe ser entendida como un método alternativo, dependiendo su utilización o no, del juicio del cirujano.

Tal vez no todos puedan utilizarla. Pero muchos la pueden criticar.

El mejor resultado de esta vía alterna depende de una buena indicación.

 

ABSTRACT

Laparoscopic colo-rectal surgery deserves special attention as an alternate therapeutic option, including the management of cancer, as the indications and oncological approach are no different from the established conventional surgical principles. Abdominoperineal resection of the rectum by the laparoscopic technique allows for the same radicality pertaining the mesorectum and the lateral borders of the resection; furthermore, the degree of surgical trauma is considerably less. We believe that two important benefits must be stressed: 1) recovery is more rapid, with earlier ambulation and oral feeding, and a shorter period of incapacity; 2) colostomy is established on a scar-free abdominal wall, which allows for easier manipulation. The surgical specimen is obtained with the same techniques as in the conventional operation, and pathological examination reveals a similar number of resected nodes. Short-term and medium-term recurrence rates (local and systemic) appear to be similar to those observed with conventional surgery.

Correo electrónico para contacto: reisneto@lexxa.com.br

REFERENCIAS

1. Cooperman AM, Zucker KA: Laparoscopic guide intestinal surgery. In: Zucker KA: Surgical Laparoscopic. Quality Med Publ Inc. St Louis, MO. 1991

2. Corbitt JD: Preliminary experience with laparoscopic guide colectomy. Surg Laparosc Endosc 1992; 2: 79

3. Dodson RW, Cullado MJ, Tangen LE, Bonello JC: Laparoscopic assisted abdominoperineal resection. Comtemp Surg 1993; 42 (1):42-4

4. Jacobs M, Verdeja JC, Goldstein HS: Minimally invasive colon resection. Surg Laparosc Endosc 1991;1(3):144

5. Morris FE: Laparoscopic colectomy: Utopia or reality ? En: Paula AL, Hashiba K, Bafutto M: Cirurgía laparoscópica. Ed. Bandeirante, Goiânia . 237. 1993

6. Phillips EH, Franklin M, Carrol BJ, et al: Laparoscopic colectomy. Ann Surg 1992; 216 (6):703-7

7. Larach SW, Salomon MC, Williamson PR, Goldestein E: Laparoscopic assisted colectomy: Experience during the learning curve. Coloproctology 1993;1:38-41

8. Wu J, Connett J, Fleshman J: Effects of pneumoperitoneum on tumor implantation with decrease inoculum of tumor. 96th annual meeting of ACRS. Philadelphia, USA, 1997

9. Reis Neto JA, Cordeiro F, Quilici FA, Reis Jr JA: Cirurgía Colorrectal por videolaparoscopia versus cirurgía convencional. En: Ramos JR, Regadas FSP, Souza JS. Cirurgía Colorrectal por Videolaparoscopia. Ed. Revinter, Río de Janeiro. 1997

10. Wexner SD, Johansen OB: Laparoscopic bowel resection: Advantages and limitation. Ann Med 1992;24:105

11. Reis Neto JA, Quilici FA: Suturas mecânicas en cirurgía videolaparoscópica colorrectal . En : Margarido NF, Saad Jr R, Cecconello I, Martins JL, Paula RA, Soares LA. Video cirurgía. Ed. Robe. São Paulo. Brasil. 393-411. 1994

12. Regadas FSP, Nicodemo AM, Rodrigues LV, e Cols. Anastomose colorrectal por vía laparoscópica – apresentação de dois casos e descrição da técnica operatoria. Ver Bras Coloproctologia 1992;12 (1):21

 

13. Johansen OB, Wexner SD, Nogueras JJ, Jagelman DG: Laparoscopic total abdominal colectomy: a prospective assesment. Dis Colon Rectum 1992;6:651-5

14. Kim LH, Chubg KE, Aubuchon P: Laparoscopic – assisted abdominoperineal resection with pull trough (sphincter saving). Surg Laparosc Endosc 1992;2:237

15. Ramos JR: Resecção abdominoperineal do reto por vía laparoscópica. En Ramos JR, Regadas FSP, Souza JS: Cirurgía Colorrectal por videolaparoscópica. Ed. Revinter. Río de Janeiro. 1997

16. Quilici FA, Reis Neto JA , Cordeiro F, Reis Jr. JA: Cirurgias de preservação esfincteriana por videolaparoscopia. En: Ramos JR, Regadas FSP, Souza JS. Cirurgia colorrectal por vía videolaparoscópica. Ed. Revinter. Río de Janeiro. 1997.

 

 Haga su consulta por tema