ACADEMIA DE  MEDICINA

Artículo Científico

 

Si antes, la sabiduría suprema –o identificación del bien- preconizada por Sócrates, fundador de la ética, era para el médico un asunto de conciencia, hoy –no obstante la cacareada autonomía– es un mandato impuesto por la democratización, la socialización y la judicialización de la profesión.

 

Llegados a esta altura de mi exposición, bien podemos adelantar un análisis comparativo entre la ética médica de ayer y la ética médica de hoy, considerando que –en mi concepto- han sido ocho los ítems que sufrieron cambios. Veámoslos:

 

ÉTICA MÉDICA

 

De ayer

 

1.   Valoralista.

La vida como valor absoluto.

2.   Naturalista, metafísica.

Los fenómenos naturales (salud-enfermedad)

dependiendo de leyes metafísicas.

3.   Romántica

La filantropía como fundamento de la relación

médico-paciente.

4.   Individualista

El hombre, como núcleo social, objeto de la

profesión.

5.   Paternalista

El médico, como padre solícito; el paciente,

como hijo sumiso.

6.   Alegalista o ajurídica

Sin responsabilidad legal, con impunidad jurídica.

7.   Juramentada

Ejercida bajo juramento.

8.   Gremializada

Patrimonio de los médicos.

 

Vistos los cambios que sufrió la Ética Médica hipocrática, tenemos que aceptar que, en verdad, la Bioética fue un movimiento que transformó a aquella y, como consecuencia, le imprimió un nuevo rumbo al ejercicio de disciplinas de salud o sanitarias. Teniendo en cuenta que ha sido costumbre inveterada hacer un juramento antes de recibir la investidura profesional, los nuevos médicos lo hacen en términos hipocráticos, los cuales, en virtud de la nueva ética, se hallan desfasados, es decir, son anacrónicos. Tal evidencia –pienso yo- hace recomendable remozar los términos, no ya  de un juramento, sino de una promesa frente a la sociedad, que es la que va recibir los servicios profesionales y, por lo tanto, a exigir el cumplimiento de los principios éticos comprometidos. Esa nueva promesa podría ser del siguiente tenor:

 

PROMESA O DECÁLOGO DEL MÉDICO

 

1. Protegeré la vida de mi paciente

2. Cuidaré solícitamente su salud

3. Respetaré su autonomía en tanto haga uso de ella con entera competencia mental. Cuando carezca de ésta, respetaré la autonomía de aquellos en quienes legalmente recaiga la delegación de la suya.

 

De hoy

 

1. Principialista.

La autonomía como principio absoluto.

2. Científica, técnica.

Los fenómenos naturales dependiendo de fuerzas exactas, comprobables.

3. Pragmática

Los costos/ beneficios como fundamento de la relación médico-cliente.

4. Comunitaria

La comunidad, como fin, objeto de la profesión.

5. Autonomista

El cliente, como sujeto autónomo; el médico, como instrumento suyo.

6. Legalista, judicializada

Con responsabilidad legal.

7. Contractualizada

Ejercida mediante contrato.

8. Intermediatizada

 

Sujeta al criterio y control de otros

 

4. Le suministraré de manera clara y veraz la información |pertinente a su estado de salud, la suficiente como para permitirle tomar una determinación recta y autónoma en defensa de sus mejores intereses.

5. Guardaré en secreto aquello que en la relación médico-paciente él me hubiere referido con carácter

confidencial, en tanto no vaya en contra del

bienestar de otro.

6. Contribuiré a que los recursos que el Estado y la sociedad destinen al cuidado de la salud se utilicen de

manera correcta y se distribuyan equitativamente.

7. Ejerceré mi profesión de manera solidaria y humanitaria, propiciando siempre el bienestar de la persona

y la comunidad. Del daño les preservaré.

8. Propenderé a que lo que se me retribuya por ejercer mi profesión sea equitativo. Desdeñaré el afán

de lucro.

9. Actuaré siempre de acuerdo a mis capacidades y conocimientos.

10. Procuraré mantenerme actualizado en las cuestiones

propias de mi profesión.

 

 

SOLEMNE Y LIBREMENTE, BAJO MI PALABRA

DE HONOR, PROMETO CUMPLIR LO ANTES

DICHO.

 

 

 

| Ver más Revistas | Revistas Médicas | Medicina |

Haga su consulta por tema