|Jueves, octubre 30, 2014

Manejo Odontológico Integral Del Paciente Con Labio Y Paladar Fisurado  

Dr. Germán Ramírez Yáñez
Odontólogo Pediatra,
Universidad Javeriana
Universidad Tecnológica de México.

El paciente con labio y paladar fisurado requiere una atención integral por parte de un equipo de especialistas, para lograr un buen resultado en el tratamiento y en especial, un manejo odontológico integral que ayude a un crecimiento y desarrollo maxilo-facial armónico.

Muchas han sido las causas que se han enumerado como factor etiológico de esta anomalía congénita, como son:

Infecciones
Irradiaciones
Químicos – medicamentos
Factores Nutricionales

La más común en nuestro medio es encontrar a los pacientes con esta malformación, hijos de madres jóvenes (16 a 20 años), con una mala nutrición durante el periodo de desarrollo y de embarazo principalmente. Además otra causa que debe ser investigada cuidadosamente es la exposición a químicos, en especial fumigantes, durante las primeras semanas de gestación y el uso indiscriminado de fármacos (se ha relacionado con el consumo de A.S.A. en exceso)

EMBRIOLOGIA

Un período crítico del desarrollo facial es el comprendido entre la quinta y la séptima semana de vida intrauterina, por ser la etapa embriológica en que se crea una comunicación entre la cavidad bucal y el tubo digestivo primitivo (alrededor de la 5ª. semana), se empiezan a distinguir las fosas nasales, los procesos maxilares crecen hacia delante y los procesos palatinos comienzan a fusionarse, encontrando alrededor de la 8ª. Semana una formación facial bastante definida. (Fig. 1).

Descenso de la lengua y fusión de las crestas palatinas
FIGURA No. 1
Descenso de la lengua y fusión de las crestas palatinas
entre la 6a. y la 8a. semana de vida intrauterina

La falta de unión en cualquiera de los lugares de contacto entre los procesos puede producir fisuras en el neonato, las cuales se presentan con una frecuencia aproximada en Colombia de 1 niño por cada 6500 nacidos vivos (8).

Aunque otras anomalías congénitas pueden ser más frecuentes, las fisuras faciales son especialmente desfigurantes y traumatizantes, creando trastornos psicológicos, funcionales y bucales.

CLASIFICACIÓN

En la literatura existen diferentes métodos para clasificar las fisuras labiales y palatinas, siendo la clasificación de Veau la más sencillas y aplicable en nuestra clínica. (Fig. 2).

Clasificación de Veau para las fisuras labio-palatinas
FIGURA No. 2
Clasificaciòn de Veau para las fisuras labio-palatinas

• Clase I: Solo paladar blando. Son el 10% de las fisuras labiales y palatinas. En este caso solo se requerirá la intervención del cirujano para la reconstrucción quirúrgica de la malformación.
• Clase II: Fisuras de paladar blando y duro, que pueden ir hasta el agüero incisivo. Son el 30% de las fisuras labiales y palatinas.
• Clase III: Fisura unilateral completa de paladar primario y la totalidad del paladar secundario. Son el 40% de las fisuras labiales y palatinas.
• Clase IV: Fisura bilateral completa de los paladares primario y secundario. Son el 10% de las fisuras labiales y palatinas.
• Clase V: Fisura del labio, en algunos casos acompañada de la fisura del alvéolo. Son el 10% restante.