|Jueves, octubre 23, 2014

Declaración de Consenso de la OMS sobre La Amalgama Dental  

(Aprobada también por la Asamblea General de la FDI en Seúl, Corea, septiembre de 1997)

PREAMBULO

La caries dental es una enfermedad oral muy frecuente y su prevención concuerda con la misión de la OMS. A pesar del gran éxito obtenido en la prevención dental, se dan todavía caries que necesitan ser restauradas. En estos casos, se debe remover el tejido enfermo y restaurar las piezas dentarias con el material apropiado. La amalgama dental, que es una combinación de mercurio y de aleaciones de plata, es utilizada extensamente como material de restauración. Aunque el peso de la evidencia actual sugiere que los materiales de restauración dental, incluyendo la amalgama dental, son seguros y efectivos, se ha expresado bastante preocupación con respecto a los efectos para la salud del mercurio dental. Después de evaluar una gran cantidad de evidencia conflictiva, procedente de fuentes diversas, la OMS ofrece la siguiente declaración de consenso sobre la amalgama dental.

1. EL USO DE LA AMALGAMA DENTAL:

La amalgama dental se utiliza frecuentemente para restaurar los dientes cariados. Se ha venido utilizando con éxito desde hace más de un siglo y su calidad ha mejorado durante los años. Las restauraciones de amalgama son muy resistentes y costo-efectivas; no son, sin embargo, del color del diente. Aunque mucha de la investigación se ha centrado en la elaboración de materiales restauradores dentales, no existe otro material de obturación directa con tan amplias indicaciones para su uso, de tan fácil manipulación y que tengan las buenas propiedades físicas de la amalgama dental. Los materiales restauradores actuales, que pueden sustituir a la amalgama dental, aumentan, de manera considerable, el costo de la atención odontológica.

2. SEGURIDAD DE LA AMALGAMA DENTAL:

Se considera que las restauraciones de amalgama dental son inocuas, pero que los componentes de amalgama y otros materiales de restauración dental pueden causar, en ciertos casos, efectos secundarios locales o reacciones alérgicas. Se ha demostrado que la pequeña cantidad de mercurio que se escapa de las restauraciones de amalgama, especialmente durante la colocación y remoción, no provoca ningún otro efecto adverso para la salud.

Debido a la preocupación sobre los efectos adversos del mercurio, algunos pacientes, con o síntomas, pueden pedir la remoción de sus restauraciones de amalgama. Aunque han habido estudios de casos e informes generales, hasta ahora no se han publicado estudios controlados que demuestren efectos sistémicos adversos de las restauraciones de amalgama. No existe, actualmente, evidencia científica que confirme que se pueden aliviar los síntomas generales por medio de la remoción de las restauraciones de amalgama. Por lo tanto, después de un examen completo y de un tratamiento dental apropiado, y si los síntomas persisten, se remitirán estos pacientes a otros profesionales de atención bucodental para que confirmen el diagnóstico y proporcionen tratamiento.

3. RIESGOS PROFESIONALES PARA EL PERSONAL DE SALUD BUCODENTAL:

Si las condiciones de trabajo no han sido organizadas debidamente, puede existir la posibilidad de riesgo para la salud del personal dental por exposición al mercurio. La aplicación de normas higiénicas adecuadas con respecto al mercurio, y el control de los vapores de mercurio en el ambiente laboral de las clínicas dentales, reducirán considerablemente la exposición al mercurio.

4. PREOCUPACIÓN AMBIENTAL:

El mercurio que se utiliza en odontología puede contaminar el ambiente por vía de la eliminación de residuos de las clínicas dentales. Se dispone ahora de equipo que puede recoger los residuos metálicos generados durante la colocación y la remoción de la amalgama dental. La recogida apropiada y la tecnología de reciclaje existente pueden también reducir el nivel de la polución de mercurio en el medio ambiente, incluyendo la polución de los crematorios.

5. LA OPINIÓN PUBLICA Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

Actualmente, en todo el mundo, se intercambia una cantidad considerable de información sobre la amalgama dental. Por razones ambientales, algunos países limitan todos los usos del mercurio, incluso el de la amalgama dental. No obstante, y como resultado de la publicidad en los medios de comunicación, a veces se interpreta mal la situación en esos países que han tomado una acción restrictiva, ya que esto ha conducido a numerosas solicitudes de información acerca de la inocuidad de la amalgama dental t a una creciente demanda de la remoción de obturaciones de amalgama.

El peso de la evidencia actual es que los materiales restauradores dentales contemporáneos, incluyendo la amalgama dental, son seguros y efectivos. Hay ocasiones, sin embargo, en las que ocurren reacciones biológicas adversas a los materiales y ellas deben ser tratadas individualmente. La OMS reconoce que es muy importante continuar supervisando la seguridad y efectividad de todos los materiales restauradores dentales.