|Martes, septiembre 23, 2014

Capítulo X: Alteraciones Tiroideas y Reproducción  

Dr. Germán Barón Castañeda, M.D.

Thomas Wharton en 1656 fue la persona quien le dio su nombre actual a la glándula tiroides. La tiroides es la primera glándula endocrina en aparecer en el desarrollo embrionario. Su formación empieza 24 días después de la fertilización, como un engrosamiento endodérmico en el piso de la faringe, unido a la lengua por el conducto tirogloso.

A las 10 semanas los cordones epiteliales se dividen en grupos celulares formando una capa única hacia la luz. A las 11 semanas aparecen los folículos coloides con lo cual empieza la producción de tiroxina.

Fisiología de las Hormonas Tiroideas

La síntesis de hormonas tiroideas depende en gran parte de un adecuado aporte de yodo en la dieta. En el intestino delgado es absorbido en forma de yoduro y así es transportado en el plasma. Ingresa a la glándula tiroides gracias a la acción de la TSH; para su entrada a la célula requiere de mecanismos de transporte activo mediados por una bomba de yodo, alcanzando concentraciones 40 veces superiores a las séricas.

En la glándula es oxidado a yodo elemental que luego es incorporado a la tiroxina. La monoyodotironina y diyodotironina se combinan para formar tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). Estos compuestos yodados hacen parte de la molécula de tiroglobulina, polipéptido coloide que sirve como depósito para la hormona tiroidea. La TSH induce un proceso proteolítico que libera las yodotironinas hacia el torrente circulatorio en forma de hormona tiroidea.

El gene de la tiroglobulina tiene cuatro dominios principales para la síntesis de hormonas. Puede producir tanto T4 como T3 dependiendo de la reserva de yodo existente, pero generalmente se libera mayor cantidad de T4.

Los residuos yodados de la tiroglobulina comprenden la monoyodotironina y la diyodotironina; éstas son unidas por un enlace difenil-éter para producir T4 y T3. Estos cuatro productos yodados son almacenados con la tiroglobulina hasta que son movilizados para su secreción. Los gránulos coloides de la tiroglobulina son incluidos por endocitosis en la membrana luminal; allí las vesículas son digeridas por los lisosomas y la tiroglobulina hidrolizada, liberando hormonas tiroideas que luego son secretadas hacia la circulación. La remoción de un yodo del anillo fenólico del T4 produce T3, mientras que si el yodo es retirado del anillo no fenólico se produce T3 reversa (rT3), que es biológicamente inactiva.

En un adulto normal, la tercera parte de la T4 secretada cada día es convertida en T3, especialmente en el hígado y el riñón y alrededor del 40% es convertida en rT3. Cerca del 80% de la T3 producida es generada en los tejidos periféricos. Tiene de 3 a 5 veces más potencia biológica que la T4, siendo esto explicado por una mayor afinidad de los receptores.

En los adultos, las calorías de los carbohidratos parecen ser el principal factor determinante que regula el nivel de T3. Cuando hay bajo aporte calórico aumenta la síntesis de rT3 y disminuye la de T3.

Aproximadamente del 75 al 80% de las hormonas tiroideas se encuentran unidas a la globulina transportadora de tiroxina (TBG). El 20 a 25% se encuentran unidas a la prealbúmina fijadora de tiroxina y a la albúmina. Estas proteínas fijadoras tienen mayor afinidad por la T4. La TBG es producida en el hígado y su síntesis es estimulada por los estrógenos. Las hormonas pueden ser desplazadas de su proteína transportadora por drogas como la difenilhidantoína y los salicilatos. La T3 es liberada en forma más rápida de las proteínas fijadoras que la T4. Las hormonas tiroideas afectan procesos como la gluconeogénesis y la lipogénesis, el consumo de oxígeno en el corazón, el hígado y el riñón, el metabolismo del colesterol, el comienzo de la pubertad, la termogénesis y el desarrollo del sistema nervioso central. Parece que en la célula actúan en múltiples sitios: en la superficie, en la mitocondria y en el núcleo. La T3 posiblemente modula la tasa de metabolismo basal, lo cual se manifiesta por mayor actividad de las mitocondrias y aumento del consumo de oxígeno por los tejidos.

Cerca del 38% del T4 es metabolizado por deyodinación a T3. Aproximadamente el 20% es excretado en las heces sin sufrir cambios. El metabolismo hepático de algunas formas intermedias se realiza por conjugación con sulfato.

Se han descrito tres enzimas que convierten T4 a T3. La tipo I se encuentra en el hígado y el riñón; la tipo II en la hipófisis anterior, la corteza cerebral, la grasa parda y la placenta y la tipo III exclusivamente en el sistema nervioso central.

Regulación de la secreción de hormonas tiroideas

La función de síntesis y secreción hormonal de la glándula tiroides está controlada primariamente por la TSH. A su vez la TSH tiene asas de retroalimentación positiva por la TRH y negativa por las mismas hormonas tiroideas.

La TRH, producida en los núcleos paraventriculares y en el arcuado estimula la síntesis de TSH y la síntesis y liberación de prolactina. Posiblemente existe un mecanismo de regulación hacia abajo de la TRH sobre sus receptores en la hipófisis. La secreción de TRH es estimulada por la norepinefrina e inhibida por la somatostatina y posiblemente por la dopamina.

La TSH es una glicoproteína conformada por dos cadenas, a y b, la primera similar a la cadena a de la FSH, de la LH y de la HCG. La liberación de TSH parece ser proporcional a la dosis de TRH. La TSH ejerce sus efectos en la glándula tiroides a través de receptores de membrana y de dos sistemas de segundos mensajeros: AMPc y GMPc.

El eje tiroideo es estimulado por la TRH e inhibido por la somatostatina y la dopamina. Las hormonas tiroideas regulan la TSH suprimiendo la secreción de TRH, pero especialmente alterando la sensibilidad hipofisiaria por disminución en el número de receptores. La administración de TSH no solo estimula la secreción de hormonas tiroideas en minutos; esta se acompaña de una variedad de respuestas celulares incluyendo el transporte del yodo, la síntesis de proteínas y la glicosilación. También da como resultado una mayor síntesis de proteínas tiroideas, incluyendo la tiroglobulina y la peroxidasa, enzima involucrada en la oxidación del yodo.

Aunque algunos tejidos dependen de la T3 sanguínea para su metabolismo, el cerebro y la hipófisis dependen de su propia conversión intracelular de T4 a T3. Los estrógenos aumentan el contenido de receptores para TRH en la hipófisis. La TRH también estimula la secreción de prolactina.

Relación entre las hormonas tiroideas y la reproducción

Los ejes hipotálamo-hipófisis-tiroides e hipotálamo-hipófisis-ovario son dependientes mutuamente para su normal funcionamiento y las alteraciones patológicas en cualquiera de ellos puede afectar al otro.

La disfunción tiroidea se ha asociado con alteraciones ovulatorias y menstruales. El hipotiroidismo primario puede dar como resultado una pubertad retrasada o precoz, quistes ováricos, hiperprolactinemia y síndrome de anovulación crónica. La tiroiditis puede hacer parte de un complejo autoinmune que compromete también el ovario. El hipertiroidismo es menos frecuente; puede asociarse con pubertad precoz o retardada, amenorrea o anovulación crónica.

La producción de TRH y GnRH se puede ver alterada por las mismas causas. El papel de la TRH en la secreción de gonadotropinas no es bien entendido. Se cree que puede estimular levemente la secreción de LH. En general en el hipotiroidismo se encuentran niveles basales más bajos de FSH y LH; por el contrario en el hipertiroidismo se encuentran elevados. Varios estudios han sugerido que en el hipotiroidismo hay disminución en la reserva de gonadotropinas.

El hipotiroidismo se asocia con disminución de los niveles séricos de SHBG, por lo cual altera la concentración de estradiol libre. Con la anovulación hay alteración en los niveles de progesterona. Los estrógenos aumentan los receptores para TRH y estimulan la producción de TBG en el hígado.

Relacion tiroides y reproduccion

Figura 10.1
Relación tiroides y reproducción

Volver Índice Siguiente

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*