|Friday, December 19, 2014

Las Diosas en la Mitología Griega  

* Martha Cecilia Mora Lozano
* Coordinadora de Enfermería Servicios de Hospitalización y Cirugía. Fundación Santa Fe de Bogotá.
* moralozano@yahoo.com.co

Hablar de la mitología griega es traer a la memoria obras como la Iliada y la Odisea de Homero una expresión épica de la historia, de las vivencias de los dioses.

En este relato hago un reconocimiento, sin ser feminista a la mujer desde una visión fantasiosa, reconociendo la posición de la mujer a través de la historia mitológica, de lo irreal pero necesario, creado por los hombres para justificar las manifestaciones de la naturaleza y el origen de la humanidad, justificando su relación con las fuerzas extraterrestres.

Invito a realizar este viaje por el Olimpo, bendecido por la belleza exótica, indescriptible e incomparable de las diosas y semidiosas.

MITOLOGÍA

La mitología se define como historia fabulosa de los dioses y héroes de la antigüedad, conjunto de mitos de un pueblo, conjunto de teorías de las personas para demostrar el paso de su existencia a través del tiempo. No debe confundirse con leyendas, cuentos.

EL MITO

Es un fenómeno cultural complejo que puede ser enfrentado desde varios puntos de vista. En general, es una narración que describe y retrata en lenguaje simbólico el origen de los elementos y supuestos básicos de una cultura.

La narración mítica cuenta, por ejemplo, cómo comenzó el mundo, cómo fueron creados los seres humanos y los animales, y cómo se originaron ciertas costumbres, ritos o formas de las actividades humanas. Los dioses del panteón griego adoptaban figuras humanas y personificaban las fuerzas del Universo; al igual que los hombres, los dioses helenos eran impredecibles, por eso unas veces tenían un estricto sentido de la justicia y otras eran crueles y vengativos; su favor se alcanzaba por medio de los sacrificios y de piedad, pero estos procedimientos no eran siempre efectivos puesto que los dioses eran muy volubles.

MITOLOGÍA GRIEGA

La mitología griega es absolutamente compleja, llena de dioses. Está formada por un conjunto de leyendas que provienen de la religión antigua con el relato de monstruos, guerras y dioses. Algunos historiadores afirman que existieron cerca de 30.000 divinidades en total; se conoce también como aquellas creencias y observancias rituales de los antiguos griegos, cuya civilización se fue configurando hacia el año 2000 a.C. Consiste principalmente en un cuerpo de diversas historias y leyendas sobre una gran variedad de dioses.

La mitología griega se desarrolló plenamente alrededor del año 700 a.C con varios rasgos distintivos. Los dioses griegos se parecen exteriormente a los seres humanos, revelan también sentimientos humanos, no incluyen revelaciones especiales o enseñanzas espirituales, se acentúa el contraste entre la debilidad de los seres humanos, y los grandes y aterradores poderes de la naturaleza. Por lo tanto, el pueblo griego reconocía que sus vidas dependían completamente de la voluntad de los dioses. En general, las relaciones entre los seres humanos y los dioses se consideraban amistosas.

Pero los dioses aplicaban severos castigos a los mortales que revelaban una conducta inaceptable, tal como la soberbia complaciente, la ambición extrema y hasta la excesiva prosperidad.

La mitología griega estaba ligada a todos los aspectos de la vida humana. Cada ciudad estaba consagrada a un dios particular o grupo de dioses, a quienes los ciudadanos solían construir templos dedicados al culto. Regularmente honraban a los dioses en festivales, supervisados por los al tos funcionarios. En los festivales y otras reuniones oficiales, los poetas recitaban o cantaban significativas leyendas e historias. Muchos griegos conocían a los dioses a través de la palabra de los poetas.

Los griegos también relacionaban su vida doméstica con la de los dioses y en ella les rendían el culto debido.

Diferentes partes de la casa estaban dedicadas a determinados dioses y los individuos les elevaban ruegos regularmente.

Un altar de Zeus, por ejemplo, podía ubicarse en el patio, mientras que a Hestia se la honraba ritualmente en el hogar.

EL OLIMPO

Monte donde habitan los dioses. Es el monte más alto de Atenas. Los griegos creían que los dioses habían elegido el monte Olimpo como su residencia, en una región de Grecia llamada Tesalia. En el Olimpo, los dioses formaban una sociedad organizada en términos de autoridad y poderes, se movían con total libertad y formaban tres grupos que controlaban sendos poderes: el cielo o firmamento, el mar y la tierra. Los doce dioses principales, habitualmente llamados Olímpicos, eran: Zeus, Hera, Hefesto, Atenea, Apolo, Artemisa, Ares, Afrodita, Hestia, Hermes, Deméter y Poseidón.

Estos dioses se les asociaban características como: Hefesto, dios del fuego y de los herreros; Atenea, diosa de la sabiduría y de la guerra; Apolo, dios de la luz, la poesía y la música; Ártemis, diosa de la fauna y de la luna, Ares, dios de la guerra y Afrodita, diosa del amor, eran otros dioses del firmamento. Los reunían Hestia, diosa del hogar y Hermes, mensajero de los dioses, soberano de la ciencia y la invención.

LAS MUSAS

Ninfas relacionadas con ríos y fuentes (figura 1). Poseen virtudes proféticas e inspiran toda clase de actividades artísticas. Son nueve:


Figura 1. Las Ocho Musas Sedantes.

  • Calíope musa de la poesía épica
  • Clío musa de la historia
  • Erarto musa de la lírica coral
  • Euterpe musa de la flauta
  • Melpómere musa de la tragedia
  • Poliminia musa de la pantomima
  • Talía musa de la comedia,
  • Terpsícore musa de la danza
  • Urania musa de la astronomía.

 

En la mitología griega las musas aparecían como hijas del gran Zeus y de Mnemósine, la diosa de la memoria y residían en el Monte Parnaso; se las consideraba inspiradoras de las actividades humanas relacionadas con la cultura y formaban el cortejo del dios Apolo como protectoras de la literatura y las artes. El poeta griego Hesíodo ya dio, en el siglo VIII a.C, los nombres a estas nueve Musas, pero la protección de cada musa a cada una de las artes fue decidida en la época romana.

Su identificación e iconografía más habituales son las siguientes:

Euterpe como protectora de la Música, se la representa con una flauta y una corona de flores. A Talía, musa de la Comedia, se la identifica por la careta sonriente que porta y por una corona de hiedra. A Calíope se la considera protectora de la poesía épica, y suele aparecer caracterizada con una corona de laurel y una trompeta. Terpsícore, musa de la danza, lleva una lira y una guirnalda. Erato es la protectora de la Poesía lírica coral y sus atributos son un laúd y dos tórtolas, además de una corona de mirto y rosas. Urania, musa de la astronomía, aparece con una esfera, un compás y una diadema de estrellas. A Clío, musa de la Historia, se la identifica por un libro o rollo de papiro y por una trompeta. Polimnia, musa de la pantomima, suele estar caracterizada con un cetro y un vestido blanco. Y a Melpómere, musa de la Tragedia que no está representada en este conjunto, se la identifica por una máscara triste, un cetro y un puñal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*

Current ye@r *