|Miércoles, julio 30, 2014

Precios de los alimentos: Es necesario garantizar acceso a alimentos nutritivos  

febrero de 2011

“El principal desafío que encaran la mayoría de los países en desarrollo es el riesgo de un gran aumento del precio de los alimentos. Los alimentos representan una gran proporción, cada vez más inestable del presupuesto de las familias pobres y urbanas. Cuando el precio de los alimentos básicos aumenta, los más afectados son los países y las personas pobres”. Robert B. Zoellick, presidente del Grupo del Banco Mundial.

Antecedentes

Los costos de algunos alimentos básicos se acercan o sobrepasan los picos de 2008. El Banco Mundial proyecta una creciente volatilidad en los precios de los cereales precios volátiles, al menos hasta 2015. En los países más pobres, donde las personas gastan hasta dos tercios de su ingreso diario en alimentos, el aumento de precios vuelve a aparecer como una amenaza para el crecimiento mundial y la estabilidad social.

Hay casi 1.000 millones de personas padecen hambre en el mundo y más del 60% son mujeres. Cuando deben afrontar el alto precio de los alimentos, los hogares pobres eligen los más baratos, los menos nutritivos y (o) dejan de utilizar los servicios de salud y educación. Los agricultores cultivarán alimentos en lugar de cultivos de mayor ingreso al no poder afrontar la compra de estos productos. La malnutrición contribuye a que se enfermen bebés, niños y madres, a que se reduzca la capacidad de aprendizaje y la productividad y a que aumente la mortalidad. Un tercio de la mortalidad infantil mundial se atribuye a la desnutrición.

La volatilidad de los precios de los alimentos está en la agenda del Grupo de los Veinte (G-20) y el presidente Zoellick pidió recientemente a los países que integran dicho conglomerado que “dieran prioridad a los alimentos” y reclamó medidas para garantizar que las personas y los países vulnerables tengan acceso a comidas nutritivas. Él puso de manifiesto la necesidad de: ayudar a los pequeños agricultores para que sean parte de la solución a la seguridad alimentaria; mejor acceso a la información sobre calidad y cantidad de las existencias de cereal; mejora de la observación meteorológica, especialmente en África; profundización del conocimiento de la relación entre precios internacionales y locales; pequeñas reservas humanitarias de alimentos a nivel regional en zonas proclives a los desastres; un código de conducta relativo a las prohibiciones a las exportaciones; redes eficaces de protección social; respaldo de desembolso rápido como alternativa a las prohibiciones a las exportaciones, y mejores productos de gestión de riesgos.

Cómo está ayudando el Banco

El Programa de respuesta a la crisis mundial de los alimentos (PRCMA), concebido por el Banco Mundial, está ayudando a unos 40 millones de personas necesitadas mediante apoyo por un monto de US$1.500 millones. Hasta la fecha, más de 40 países de ingreso bajo están recibiendo o recibirán semillas nuevas y mejoradas, riego y asistencia agrícola y alimentaria para las personas más vulnerables. Por ejemplo, en Benin, los fertilizantes provistos a través de estos recursos llevaron a la producción de unas 100.000 toneladas adicionales de cereal.

En el largo plazo, el Grupo Banco Mundial (GBM) está aumentando su gasto en agricultura a un cifra de entre US$6.000 a US$8.000 millones por año, mientras que en 2008 llegaba a US$4.100.

Además, la institución entrega respaldo a través de:

” El nuevo Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés), creado por el Banco Mundial en abril de 2010 por pedido del G-20 para asistir los planes nacionales de agricultura y seguridad alimentaria y ayudar a promover las inversiones de pequeños agricultores. Hasta la fecha, seis países y la Fundación Bill y Melinda Gates contribuyeron y/o comprometieron unos US$925 millones al programa durante los próximos tres años. Cuando se concibió el GAFSP, los compromisos de mayores inversiones en agricultura y seguridad alimentaria eran muy superiores, alcanzando los US$22.000 millones. Desde su puesta en marcha, el programa aprobó y comenzó a otorgar donaciones por un valor de US$321 millones a ocho países (Bangladesh, Etiopía, Haití, Mongolia, Níger, Rwanda, Sierra Leona y Togo).

” El pedido de más inversiones en investigación agrícola y su mejor eficacia, incluyendo la participación del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR, por sus siglas en inglés).

” El seguimiento del comercio de productos agrícolas para identificar la potencial escasez de alimentos.

” La coordinación con organismos de las Naciones Unidas a través del Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria y con organizaciones no gubernamentales.

El Grupo del Banco Mundial apoya también acciones más amplias para mejorar la nutrición entre los grupos vulnerables. A través de los programas de protección social de la institución, como las transferencias condicionadas de efectivo, se suministran unos 2,3 millones de comidas escolares diarias a niños de países de ingreso bajo. El Banco Mundial está trabajando asimismo con el Programa Mundial de Alimentos para ayudar a nutrir a 22 millones de niños en 70 países. Durante el último decenio, el Banco proporcionó a 98 millones de menores dosis de vitamina A, información sobre mejores prácticas de alimentación de los lactantes y desparasitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*