|Domingo, agosto 31, 2014

Teoría Económica y la Inversión Extranjera  

Luis Alfonso Moreno Corredor

1.1 CONCEPCIÓN DEL LIBERALISMO.

La existencia de unas libertades naturales del hombre, pregonadas por los ideólogos de la burguesía pre-revolucionaria que da origen con su lucha política al estado liberal burgués, encuentra complemento en lo económico en las teorías desarrolladas por Smith, Ricardo, Mills, entre otros, abanderados de lo que hoy conocemos como teoría económica clásica o liberal, cuyo objeto era eliminar los monopolios y privilegios feudales y absolutistas, asegurar la libre competencia y conseguir que los factores de producción se desplazarán con libertad y fueran orientados exclusivamente por las fuerzas del mercado hacia aquellos usos u objetivos donde recibiera la renta más alta.

El liberalismo así planteado da paso a la lucha política enfrente de los poderes del monarca, quien era considerado amo y señor de vidas y hacienda y quien no tenía ninguna limitación en cuanto al ejercicio de su poder. Frente a esa concepción del absolutismo del monarca. Esos derechos, básicamente son los de libertad, de propiedad y de igualdad.

De estas concepciones y teorías económicas se establece lo que hoy denominamos los supuestos del Estado liberal.

Reconocimiento, protección a la propiedad privada.

Libertad de empresa, que trae como consecuencia la libertad de iniciativa privada y que apareja otros derechos como el de la libertada de escoger profesión u oficio y todos los demás derechos contenido económico.

El Individualismo económico como base y garantía para que la fuerzas del mercado actúen.

Los derechos que se refieren los anteriores supuestos económicos son en la concepción clásica del liberalismo, en principio, de carácter absoluto y sobre ellos el único ser que tiene capacidad y voluntad de decisión es el individuo.

No pueden ser tales derechos, restringidos, limitados, desconocidos, o en fin, vulnerados por el Estado, salvo algunas limitaciones eminentemente excepcional, que se mantienen como rezago de los poderes absolutos del monarca, en cabeza del Estado.

Sin detrimento de la concepción ideológica que convierte al individuo en soberano, el estado liberal burgués, aún en su etapa de liberalismo clásico, se reserva la posibilidad de afectar los derechos fundamentales de los particulares mediante unas formas de limitación, que históricamente validadas, son necesarias por la conveniencia social y para el funcionamiento mismo del Estado. Hay que decir sin embargo, que estas limitaciones son excepcionales y que su ejercicio está rodeado de toda clase de salvaguardias a los derechos de que alguna manera debe resultar afectada.

Históricamente algunos modos de afectación se pueden establecer en varias regiones, que por sus decisiones han consolidado la teoría liberal. La vulnerabilidad a la propiedad privada es uno de los factores que afectan a los principios básicos desarrollados en la teoría de los clásicos; tal situación se presento en Inglaterra, “En 1215, entre el Rey y sus súbditos generaron inconvenientes por que estos últimos se sientes afectados por la voracidad económica del Rey. Es cuando Juan sin tierra se ve sometido a una especie de revuelta social para cuya solución se ve obligado a establecer el principio fundamental, que tiene trascendencia histórica planteado por muchos autores y desarrollado en derecho Constitucional, de que los impuestos no dependerán de la voluntad exclusiva del monarca sino que dependerá de lo que los súbditos determinan libremente”(1)

Así que en adelante, para que pueda imponerse un tributo debe mediar en consentimiento del afectado, del contribuyente; el tributo es un Gravamen que se impone a la propiedad, es algo que pesa sobre ella, que limita y recorta el derecho de propiedad.

Otra forma de afectar el derecho de propiedad es mediante la imposición de la pena de confiscación, en algunos ordenamientos jurídicos y modernos ha existido o existe la posibilidad que la persona que ha cometido un delito o violación al orden jurídico, pueda ser sancionada, a titulo de pena principal o pena accesoria, con la perdida de sus bienes en favor del estado.

La confiscación es un instrumento legal para la sanción del delito, es una apropiación que se realiza por medio de la ley y como resultado de una sentencia judicial que la impone como pena.

Existe también, dentro de la concepción puramente liberal, algunas formas tradicionales de afectar el derecho de la libertad de empresa que básicamente son rezago de la legislación colonial y absolutista. De una parte como posibilidades de conceder a determinadas personas patentes y privilegios y de otra el establecimiento de monopolios estatales. Estos aspectos son reforzados por el profesor Miltón Friedman cuando determina que el estado intervencionista considera inconveniente cuando actúa en el proceso económico con manejos fiscales, monetarios, cambiarios, de comercio exterior entre otros.

La Política fiscal según el profesor Miltón Friedman “La política fiscal no debe utilizarse como herramienta de estabilización económica; que los gastos e ingresos públicos deben ser moderados para dejarles la máxima libertad al sector privado”. (2)

En Materia monetaria, “El estado no debe intervenir en esta y tan solo debe limitarse a mantener un ritmo moderado y constante en el crecimiento de la oferta de dinero a través de un mecanismo legal rígido, que le quite discrecionalidad a las autoridades monetarias”(3).

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*