|Viernes, abril 18, 2014

Entorno de los Negocios Internacionales  

El entorno de los negocios comprende en primer lugar el desarrollo económico, medido por índices como el Producto interno bruto (PIB), la paridad del poder adquisitivo (PPA), el capital, los indicadores sociales y los indicadores económicos. A su vez el desarrollo económico es movido por la innovación que requiere de la adquisición de las competencias necesarias y la protección de la propiedad intelectual; el sistema político, la geografía y la educación.

En segundo lugar, el entorno económico comprende las economías de transición que se refiere a los cambios que se presentan actualmente en los países, por ejemplo, la transición hacia la democracia, el sistema de libre mercado, la desregularización, la privatización y los sistemas legales.

Por último, el entorno de los negocios comprende el sistema mundial de comercio cuyas bases son el desaparecido GATT, hoy en día la Organización mundial de comercio (OMC) que busca lograr disminuir los aranceles, aumentar el comercio mundial y por ende, incrementar los ingresos de todos los países miembros.

Al realizar negocios internacionales, las empresas deben considerar varios factores que influyen y pueden llegar a afectar los negocios, los sistemas políticos, económicos, legales, los derechos de propiedad y los determinantes del desarrollo económico son algunos de ellos.

Sistemas políticos

Un sistema político es el sistema de gobierno de una nación, éste moldea además los sistemas económico y legal. El sistema político se evalúa como colectivista o individualista y como democrático o totalitario.

El colectivismo es un sistema político que da primacía a las metas colectivas antes que a las individuales; fue abordado inicialmente por Platón. Se toman las necesidades en conjunto de una sociedad y prima el bien común o mayoritario sobre las libertades individuales.

En la actualidad, los socialistas retomaron el modelo del colectivismo situando sus raíces en Karl Marx. En este modelo, el estado es propietario de los medios de producción, distribución e intercambio de las empresas. Marx afirmaba que en una sociedad capitalista en la que no se restringen las libertades individuales, unos cuantos se benefician a expensas de la mayoría; al ser el Estado dueño de las empresas, se garantizaría una compensación adecuada a los empleados por su labor.

A comienzos del siglo XX, el socialismo se dividió en dos amplios campos: los comunistas y los socialdemócratas. Los comunistas pensaban que el socialismo sólo se alcanzaba por medio de una revolución violenta y una dictadura totalitaria. Los socialdemócratas en cambio, creían que el socialismo se puede alcanzar por medios democráticos y no por revoluciones violentas.

El individualismo es el otro extremo del colectivismo, se remonta al filósofo Aristóteles, y se sustenta en que el individuo debe tener libertad para la búsqueda de sus intereses políticos y económicos. Por lo tanto, en este modelo, los intereses individuales preceden a los intereses del Estado.

Según Aristóteles lo más deseable es la diversidad de individuos y la propiedad privada ya que ésta estimula el progreso debido a que la propiedad comunitaria es mal cuidada mientras que la de un individuo es más productiva.

El individualismo parte de dos premisas fundamentales, la primera es la importancia de garantizar al individuo la libertad individual y la libertad de expresión mientras no lastime a otros física o moralmente; la segunda indica que es mejor para el bienestar de la sociedad dejar que las personas actúen bajo sus propias conveniencias económicas en lugar de un organismo colectivo, según Adam Smith en un su libro “La riqueza de las naciones”, la mano invisible del los individuos que buscan su riqueza hace que el progreso se incremente, y sin notarlo, mejore la sociedad y el bienestar de los demás.

De acuerdo a lo anterior, puede decirse que el individualismo es un llamamiento a los sistemas políticos democráticos y a la economía de libre mercado; estos parámetros son favorables para las empresas internacionales debido a que facilitan su desarrollo y su entorno.

Por otro lado, la democracia y el totalitarismo se encuentran en polos opuestos dentro de los sistemas políticos. En una democracia el gobierno es del pueblo, y es ejercido directamente o a través de representantes elegidos. El totalitarismo en cambio, es ejercido por una persona o partido político que se encarga de realizar un control absoluto sobre todas las esferas de la vida humana y prohíbe la oposición.

La democracia pura se refiere a que los ciudadanos deben participar directamente en la toma de decisiones, hoy en día esto no es factible. Por lo tanto, la mayoría de los Estados democráticos modernos practica la democracia representativa, en la que los ciudadanos eligen periódicamente individuos para que los representen; los representantes electos forman un gobierno quien es el encargado de las decisiones a nombre del electorado.

Para garantizar la democracia se definen ciertas leyes constitucionales:

1. Libertad de expresión, opinión y organización.
2. Medios de comunicación libres.
3. Elecciones periódicas.
4. Sufragio universal.
5. Periodos limitados para los representantes.
6. Sistema judicial imparcial e independiente.
7. Burocracia estatal ajena a la política.
8. Policía y ejército apartidistas.
9. Acceso relativamente libre a la información del Estado.

El totalitarismo por su parte, ejerce represión política generalizada, no hay elecciones libres y justas y los medios de comunicación están muy censurados. Hoy en día, en el mundo existen cuatro clases de totalitarismo: el totalitarismo comunista, el totalitarismo teocrático, el totalitarismo tribal y el totalitarismo derechista.

El totalitarismo comunista es una versión del colectivismo que afirma que el socialismo sólo se alcanza mediante una dictadura totalitaria. El totalitarismo teocrático se encuentra en Estados donde el poder político está monopolizado por un partido, grupo o individuo que gobierna según principios religiosos. El totalitarismo tribal ocurre cuando un partido político que representa los intereses de una tribu monopoliza el poder. Y el totalitarismo derechista concede a los individuos algunas libertades económicas, pero restringe las libertades políticas para evitar el comunismo; muchos gobiernos totalitarios de derecha cuentan con el respaldo del ejército y en algunos casos, el propio gobierno está compuesto por militares.

Sistemas económicos

Existe un vínculo muy estrecho entre los sistemas políticos y los sistemas económicos, es más probable encontrar países de economías de libre mercado, individualistas y democráticos y países de economía planificada que son colectivistas. Existen tres sistemas económicos generales: economía de mercado, economía planificada y economía mixta.

En una economía de mercado pura, todas las actividades productivas están a cargo de empresas privadas, en lugar de pertenecer al Estado. La oferta y la demanda determinan la producción y los precios de los bienes y servicios. La única forma en que en este mercado se limita la oferta es cuando existe un monopolio. Por lo tanto, la función del gobierno es una economía de mercado es alentar una pujante competencia libre y justa entre productores privados.

En una economía planificada pura, el gobierno determina los bienes y servicios que produce un país, así como sus volúmenes y precios. En concordancia con el colectivismo, el gobierno distribuye los recursos para el bien de la sociedad; por lo tanto, todas las empresas pertenecen al Estado. Los resultados de este modelo no han sido los esperados, al no existir estímulos para que los individuos busquen mejores métodos de satisfacer las necesidades de los consumidores, el mercado pierde dinamismo e innovación y las economías se estancan.

Las economías mixtas son aquellas en las que ciertos sectores son privados y se rigen bajo las economías de libre mercado, y otros son propiedad del Estado y el gobierno los planifica. En estas economías los gobiernos se pueden apropiar de empresas que se encuentran en problemas y de las que se piensa que la continuación de sus actividades es vital para los intereses de la nación.

Sistemas legales

El sistema legal de un país son las leyes o reglas que dictan el comportamiento, junto con los mecanismos con que se aplican esas leyes y se ventilan las quejas. Las leyes fijan las normas de las prácticas comerciales, definen la manera de realizar transacciones comerciales, y fijan los derechos y obligaciones de los participantes.

Al igual que el sistema económico de un país, el sistema legal depende de su sistema político prevaleciente, debido a que el gobierno del país define el marco legal para que operen las empresas, y en general, las leyes regulatorias.

Existen tres sistemas legales principales o tradicionales en el mundo: el derecho consuetudinario, el derecho civil y el derecho teocrático.

El derecho consuetudinario que evolucionó en Inglaterra, se basa en las tradiciones, precedentes y costumbres. La tradición es la historia legal de un país, los precedentes son los casos que antes se presentaron en los tribunales y las costumbres son las maneras como se aplican las leyes en situaciones particulares. Este sistema tiene una flexibilidad única ya que los jueces tienen la facultad de interpretar la ley de acuerdo a las circunstancias particulares de cada caso.

El derecho civil se basa en un conjunto detallado de leyes organizadas en códigos; por lo tanto, tiene menos flexibilidad que el derecho consuetudinario debido a que los jueces se apoyan más en los códigos legales detallados que en la interpretación de las tradiciones, es decir, los jueces únicamente aplican la ley.

En el derecho teocrático la ley se basa en doctrinas religiosas, muchos países musulmanes tienen sistemas legales que combinan el derecho islámico y un sistema consuetudinario o civil.

Derechos de propiedad

La propiedad es un recurso sobre el que un individuo o empresa tiene un derecho legal; es decir, el recurso le pertenece. Los recursos son tierra, edificios, equipo, capital, derechos de extracción minera, empresas y propiedad intelectual.

Los derechos de propiedad son derechos legales sobre el uso de un recurso y sobre los ingresos derivados de ese recurso.

La propiedad intelectual es producto de la actividad intelectual, como software de cómputo, un guión de cine, una partitura o la fórmula química de un fármaco. Las patentes, los derechos de autor (copyright) y los registros de marcas establecen los derechos de la propiedad intelectual.

Una patente concede al inventor de un producto o proceso nuevo, los derechos de exclusividad durante un periodo definido, para fabricar, usar o vender su invento. Los derechos de autor son el derecho legal de exclusividad para que autores, compositores, dramaturgos, pintores y editores hagan pública su obra y la difundan como les convenga. Las marcas son diseños y nombres registrados con que vendedores y fabricantes designan y distinguen sus productos.

Determinantes del desarrollo económico

Los sistemas político, legal y económico de un país afectan profundamente el nivel de desarrollo económico, y por consiguiente, su atractivo como posible mercado o lugar de producción para una empresa.

Frecuentemente se relaciona el desarrollo económico de un país con sus sistemas político y económico. La innovación y la actividad empresarial actúan como motores de crecimiento económico a largo plazo, por lo tanto, puede concluirse que para que una economía se mantenga en constante crecimiento, el entorno de los negocios debe ser propicio para la generación perdurable de innovaciones de productos y procesos y de actividad empresarial.

Otro punto importante de discusión, es que la innovación y el espíritu emprendedor requieren de una economía de mercado ya que ésta promueve incentivos para quienes los emprendan. En una economía planificada, los individuos tienen muy pocos incentivos para desarrollar innovaciones valiosas, pues el Estado, y no el individuo, es el que se lleva las ganancias.

Así mismo, la innovación y el espíritu emprendedor requieren de derechos de propiedad bien establecidos; y de un sistema político que funcione y ofrezca protección completa a estos derechos. Como consecuencia puede decirse que el progreso económico genera democracia, aunque no siempre la democracia genera progreso económico.

La geografía es otro de los factores que ejercen una influencia en la economía política y en el ritmo de crecimiento; puede afectar o promover el comercio así como afectarlo o promoverlo según el clima.

Por último, la educación es importante como motor de crecimiento; está comprobado que los países que invierten más en educación, tienen mayores tasas de crecimiento, debido a que una población más escolarizada es una población más productiva.

Estados en transición

Durante las últimas décadas, en el mundo entero se ha presentado una ola de difusión de la democracia, esto se debió a que muchos regímenes totalitarios no generaron progresos económicos para la gran mayoría de la población, otro factor ha sido la difusión de las tecnologías de comunicación e información y por último, durante los últimos veinticinco años ha habido una creciente prosperidad en la clase media y trabajadora que ha impulsado las reformas democráticas.

Al igual que la difusión de la democracia desde 1980, las economías planificadas se han transformado en economías de mercado. Esta transición implica o supone tres etapas: la desregulación, la privatización y la creación de un sistema legal que proteja los derechos de propiedad.

La desregulación consiste en eliminar las restricciones legales para la actividad libre de los mercados, el establecimiento de empresas privadas y la forma de operar de estas empresas. Con ella, se retiran los controles a los precios para que éstos se fijen de acuerdo a las leyes de la oferta y le demanda; y se aminoran las restricciones para la inversión directa de empresas extranjeras.

La privatización se refiere a la transferencia de empresas estatales a particulares, por lo regular mediante la venta de los bienes en una subasta pública. Cabe resaltar que para que la privatización funcione debe estar acompañada de una desregulación general y una apertura de la economía.

Por último, para que una economía de mercado funcione adecuadamente, debe estar acompañada de leyes que protejan los derechos de la propiedad privada y ofrezcan mecanismos para hacer valer los contratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*