|Miércoles, octubre 22, 2014

Proyectos de turismo sostenible en América Latina y el Caribe  

El FOMIN, un fondo autónomo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que apoya proyectos para pequeñas y microempresas, ofrecerá donaciones que permitirán financiar la creación de redes de pequeñas empresas de turismo, así como capacitar a empresarios de la región para ofrecer y colocar en el mercado servicios de alta calidad.

El FOMIN está trabajando estrechamente con la National Geographic Society y Ashoka Changemakers para lanzar una nueva convocatoria de propuestas en el segundo trimestre del año.

El FOMIN buscará estimular la presentación de propuestas en diversas categorías, incluyendo las relacionadas con el turismo y el cambio climático, la tecnología de la información y acceso a los mercados y el desarrollo del turismo sostenible en el Caribe.

“América Latina y el Caribe tienen una de las mayores diversidades culturales y ambientales del mundo’, dijo Santiago Soler, que dirige el cluster de turismo sostenible en el FOMIN. “Queremos ayudar a los países para que puedan aprovechar al máximo el turismo, pero preservando su patrimonio cultural y el medio ambiente, garantizando al mismo tiempo que los pequeños empresarios puedan emprender un negocio rentable y de alta calidad”.

El turismo representa el 11 por ciento del producto interno bruto del mundo, el 7 por ciento de todas las oportunidades de empleo en América Latina y el Caribe y se encuentra entre las cinco principales fuentes de divisas para las naciones pobres. Se trata de una industria con una mano de obra intensiva y que ofrece una oportunidad clave para aumentar el empleo y reducir la pobreza, especialmente entre las naciones en desarrollo, dijo Soler.

El FOMIN comenzó a invertir sistemáticamente en la promoción de actividades de turismo sostenible en 2003, cuando seleccionó 25 proyectos en la región con el objetivo principal de mejorar la competitividad de las empresas, así como el desarrollo o la creación de nuevos destinos turísticos en los cuales las pequeñas empresas y la comunidad local pudieran participar. El interés ha sido tan fuerte en los países de la región que el FOMIN está ahora en el proceso de selección de nuevas propuestas. Unas 350 propuestas fueron presentadas en el proceso de selección del último año, dijo Soler.

En los últimos siete años, el FOMIN ha financiado un amplio abanico de proyectos que ayudaron a mejorar la calidad de los servicios de pequeños hoteles en el destino turístico La Ruta del Tequila en México. Otros proyectos permitieron desarrollar un suministro sostenible de productos para la industria del turismo en Galápagos, así como crear y difundir en el mercado otros destinos turísticos en Colombia y Brasil.

El FOMIN se vincula por ejemplo con socios, gobiernos locales, organizaciones no gubernamentales y grupos de la industria para ejecutar el proyecto y ofrecer capacitación. Gracias al proyecto, los pequeños empresarios aprenden a manejar diversas herramientas que les permitan mejorar la calidad de sus servicios, gestionar mejor su negocio y aprovechar al mismo tiempo la posibilidad de integrarse a otras redes para colocar en el mercado sus servicios y productos.

“Nuestro papel consiste en ayudar a plantar la semilla”, dijo Soler. “Nuestros socios locales e internacionales, junto con los empresarios y las comunidades locales, deben velar para que el trabajo que se ha hecho se conserve y amplie después de que haya concluido el papel del BID”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*