|Jueves, julio 31, 2014

Plagas y Enfermedades del Cultivo de Yuca  

La producción de yuca, uno de cultivos alimenticios más importantes del mundo, es precaria y podría venirse abajo con una tormenta perfecta de plagas y enfermedades, según un nuevo estudio realizado por científicos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

Los resultados de dicho estudio fueron compilados en el artículo Threats to cassava production: known and potential geographic distribution of four key biotic constraints, recientemente publicado en la revista Food Security. En dicho artículo se identifican los focos de riesgo en áreas productoras de yuca alrededor del mundo, donde las condiciones son apropiadas para que se presenten brotes de algunos de los peores enemigos del cultivo: la mosca blanca, el ácaro verde y las enfermedades del mosaico y del rayado marrón de la yuca.

La yuca es el tercer cultivo alimenticio más importante en los trópicos, después del arroz y del maíz, y es consumida diariamente por hasta mil millones de personas, principalmente en África subsahárica.Apreciada por su capacidad para prosperar en condiciones adversas, la yuca produce sus raíces ricas en carbohidratos en suelos pobres, aun en épocas de sequía. La producción de yuca industrial es también una fuente importante de ingresos para miles de pequeños agricultores.

Evaluación del riesgo a nivel mundial

Al utilizar una técnica conocida como modelación de nichos ecológicos, los científicos del CIAT pudieron hacer una detallada evaluación de los riesgos que afronta la yuca a nivel mundial, en relación con las cuatro plagas y enfermedades mencionadas anteriormente. Se compararon áreas productoras de yuca afectadas, con áreas que tienen condiciones ambientales similares, pero donde la presión específica de estas plagas y enfermedades es baja o ausente.

La evaluación reveló que las condiciones son propicias para que se presenten brotes combinados de las cuatro plagas y enfermedades en algunas de las principales zonas productoras de yuca del mundo, incluyendo la región del Valle de Rift de África, gran parte de sudeste asiático, el sur de India, el estado de Mato Grosso en Brasil y la parte norte de América del Sur.

“La investigación revela que existen nichos perfectos para algunas plagas y enfermedades altamente dañinas en áreas actualmente consideradas como refugios seguros”, explicó el Dr. Anthony Bellotti, entomólogo y experto en yuca del CIAT y uno de los autores del artículo que ha trabajado con este cultivo durante casi 4 décadas. “Un brote de cualquiera de éstas podría ser muy grave, pero las cuatro, al mismo tiempo, harían estragos”, afirmó.

“Desde siempre, las plagas y enfermedades de la yuca han demostrado tener una capacidad extraordinaria para colonizar nuevas zonas en nuevos países, si las condiciones son favorables. Hemos visto la rapidez con que se estableció por primera vez el piojo harinoso de la yuca, otra plaga importante de la yuca, en Tailandia en 2008/09, debilitando la producción de este cultivo. Aunque las autoridades tailandesas reaccionaron rápida y decididamente al desplegar una avispa parasitaria para atacar y controlar a los piojos, el brote devastó casi un tercio de la cosecha del año pasado, y los campos de yuca en todo el sudeste asiático aun corren peligro. Ya estamos recibiendo informes de avistamientos de las plagas en áreas nuevas, los cuales apoyan nuestros hallazgos”.

Aumentando las apuestas

Una causa importante de la rápida diseminación de plagas y enfermedades de la yuca es el método de propagación del cultivo, con plantas nuevas que son cultivadas a partir de estacas —estacas caulinares tomadas de plantas más viejas. Además de ayudar a transferir infecciones de una generación de cultivos de la yuca a la siguiente, a menudo las estacas son transportadas a grandes distancias, a veces a través de fronteras internacionales, permitiendo que las plagas y enfermedades se diseminen mucho más allá de sus centros geográficos de origen.

“En una era de viajes internacionales, los riesgos para la producción de yuca a nivel local ahora son riesgos globales. Solo se necesita una estaca contaminada y una plaga o enfermedad podría acometer todo un continente y establecerse muy rápidamente. En muchos lugares, los agricultores están completamente desarmados para abordar este problema. Si vamos a proteger a uno de los cultivos más importantes del mundo, es fundamental ajustar y hacer cumplir los protocolos establecidos para el movimiento de estacas”.

Los autores también recomiendan sistemas de alerta anticipada más formales para la yuca a nivel internacional, para garantizar una pronta respuesta ante cualquier brote.

“No hay duda alguna que entre más preparados estemos, más eficaz será la respuesta. Sin un esfuerzo internacional coordinado para hacer seguimiento de los riesgos y dar la alarma, es casi inevitable que se vean brotes reales y graves en estos nichos potenciales”.

El estudio, financiado por HarvestChoice, una iniciativa de la Universidad de Minnesota y el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), también destaca la necesidad de un énfasis renovado en la investigación sobre plantas hospedantes, virus y vectores de enfermedades, así como sus enemigos naturales y de que éstos sean combinados con estrategias de control integrado de plagas y enfermedades a nivel de paisajes, local y regional.

“Los modelos confirmaron lo que siempre pensábamos que podría suceder”, dijo Beatriz Herrera del CIAT, autora principal del informe. “Pero ahora tenemos mucha más claridad respecto a las áreas específicas que están en riesgo y, por consiguiente, las respuestas serán más eficaces.

“Cuantificar el riesgo es complicado y la modelación de nichos ecológicos tiene sus limitaciones, pero estos resultados nos permitirán prepararnos para el peor de los casos, al desarrollar estrategias para ayudar a pequeños agricultores en zonas en peligro”.

El Programa de Yuca del CIAT ya está trabajando para desarrollar variedades de yuca resistentes a la mosca blanca, al ácaro verde y a la enfermedad del mosaico de la yuca.

Resumen de amenazas específicas abarcadas en el artículo

Mosca blanca (Bemisia tabaci): Es quizás uno de los insectos plaga más difundidos de la yuca. Se alimenta del floema de las hojas de yuca, y actúa como vector transmisor de virus para diversas enfermedades que afectan el cultivo, incluyendo la devastadora enfermedad del mosaico de la yuca y la enfermedad del rayado marrón de la yuca (véase más abajo). También contribuye a la diseminación de enfermedades fúngicas.

Áreas donde se encuentra actualmente: India y Sri Lanka.

Futuros focos de riesgo: Todas las áreas productoras de yuca.

Ácaro verde de la yuca (Mononychellus tanajoa): Nativa de América del Sur, esta plaga es específica a la yuca y se alimenta de sus hojas, reduciendo la capacidad de fotosíntesis de la planta. En los años 60, esta plaga se diseminó de América del Sur a África, afectando a 27 países en toda la franja yuquera. Los brotes fueron tan severos que redujeron los rendimientos de yuca hasta en un 80%. En el 2009 se observó una especie estrechamente relacionada alimentándose de la yuca en Vietnam, y en el 2011 hubo posibles avistamientos en Camboya, los cuales están siendo investigados en la actualidad.

Áreas donde se encuentra la plaga actualmente: África, América del Sur

Futuros focos de riesgo: Sudeste asiático.

Enfermedad del mosaico de la yuca (CMD): Esta enfermedad causa distorsión foliar, crecimiento atrofiado de la planta y pérdidas económicas potencialmente enormes. Se encuentra en todos los países productores de yuca de África, así como el Subcontinente Indio. Mientras que diferentes cepas del virus que causa la enfermedad son exclusivas de regiones geográficas específicas, está surgiendo evidencia de que existen nuevas “seudorecombinaciones”, en la medida en que la enfermedad se adapta a nichos nuevos.

Áreas donde se encuentra la enfermedad actualmente: África, Subcontinente Indio.

Futuros focos de riesgo: América Latina. Existen informes de posibles avistamientos de uno de los vectores de la enfermedad alimentándose de plantas de yuca en la República Dominicana y en Cuba.

Enfermedad del rayado marrón de la yuca (CBCD): Esta enfermedad ataca las raíces de la yuca, dejándolas poco apetecibles e inadecuadas para el mercado. Es encontrada principalmente a lo largo de la costa de África Oriental, así como en Malawi, Mozambique y Uganda. Los brotes recientes de la enfermedad en Uganda han hecho que la producción de yuca en todo el país sucumba rápidamente ante la enfermedad.

Áreas donde se encuentra la enfermedad actualmente: África Oriental.

Futuros focos de riesgo: Costa occidental de África, India y el sudeste asiático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo y teléfono no serán publicados.


*