DERECHO

 

 

CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL COLOMBIANO

 

 Haga su consulta por tema

 

 

Artículo 397. (De la detención). La detención preventiva procede en los siguientes casos:

 

1. Para todos los delitos de competencia de jueces regionales.

 

2. Cuando el delito que se atribuya al imputado tenga prevista pena de prisión cuyo mínimo sea o exceda de dos años.

 

3. En los siguientes delitos:


-Cohecho propio (artículo 141)


-Cohecho impropio (artículo 142),

 

-Enriquecimiento ilícito (artículo 148),


-Prevaricato por acción (artículo 149)


-Receptación (artículo 177);


-Fuga de presos (artículo 178);


-Favorecimiento de la fuga (artículo 179);


-Fraude procesal 1(artículo 182);


-Incendio (artículo 189);


-Provocación de inundación o derrumbe (artículo 191):


-Siniestro o daño de nave (artículo 193);


-Pánico (artículo 194);


-Falsificación de moneda nacional o extranjera (artículo 207);


-Tráfico de moneda falsificada (artículo 208);


-Emisiones ilegales (artículo 209);


-Acaparamiento (artículo 229);


-Especulación (artículo 230);


-Pánico económico (artículo 232);


-Ilícita explotación comercial (artículo 233);


-Privación ilegal de libertad (artículo 272);


-Constreñimiento para delinquir (artículo 277);


-Fraudulenta internación en asilo, clínica o establecimiento similar (artículo 278);


-Acceso carnal abusivo con menor de catorce años (artículo 303);


-Lesiones personales con deformidad (artículo 333);


-Lesiones personales con perturbación funcional (artículo 334);

 

-Lesiones personales con perturbación síquica (artículo 335);


-Lesiones personales con pérdida anatómica (artículo 336).


-Hurto agravado (artículo 351).


-Los contemplados en el Decreto 1730 de 1991.

 

4. Cuando en contra del sindicado  estuviere vigente sentencia  condenatoria ejecutoriada por delito doloso o preterintencional que tenga pena de prisión.

 

5. Cuando se hubiere realizado la captura en flagrancia por  delito doloso o preterintencional que tenga prevista pena de prisión.

 

6. Cuando el sindicado, injustificadamente no otorgue la caución prendaria o juratoria dentro de los tres días siguientes a la notificación del auto que la imponga o del que resuelva el recurso de reposición o cuando incumpla alguna de las obligaciones establecidas en el acta de caución, caso en el cual perderá también la caución prendaria que hubiere prestado.

 

En los casos de lesiones culposas previstas en los artículos 333, 334, 335, 336 del Código Penal, cuando el sindicado en el momento de la realización del hecho se encuentre en estado de embriaguez aguda o bajo el influjo de droga o sustancia que produzca dependencia física o síquica demostrado por dictamen técnico o por un método paraclínico, o abandone sin justa causa el lugar de la comisión del hecho.

 

Artículo 398. (Formalización de la detención preventiva). Cuando hayan vencido los términos para recibir indagatoria y resolver situación jurídica, el director del establecimiento donde se encuentre privado de la libertad el imputado, reclamará inmediatamente al fiscal la orden de libertad o de detención.

 

Si dentro de las doce horas siguientes no llegare la orden de detención con la indicación de la fecha de la providencia y del hecho punible que lo motivó, se pondrá en libertad al encarcelado si no existe orden de captura o detención proferida en otra actuación.

 

Dispuesta la libertad, el director del establecimiento enviará informe inmediato al superior jerárquico del fiscal, indicando claramente la circunstancia en que ella se produjo.

 

Si el director de la cárcel o quien haga sus veces no procediere así, incurrirá en la responsabilidad penal a que haya lugar.

 

Artículo 399. (Detención de los servidores públicos). Cuando se haya negado la excarcelación, en la misma providencia se solicitará a la autoridad respectiva que proceda a suspenderlo en el ejercicio del cargo. Mientras se cumple la suspensión, se adoptarán las medidas necesarias para evitar que el imputado eluda la acción de la justicia.

 

Si pasados cinco días desde la fecha en que se solicite la suspensión, ésta no se hubiere producido, se dispondrá la captura del sindicado.

 

Igualmente se procederá para hacer efectiva la sentencia condenatoria.

 

No es necesario solicitar la suspensión del cargo cuando a juicio del funcionario judicial, la privación inmediata de la libertad no perturba la buena marcha de la administración.

 

Si se trata de delitos de competencia de los jueces regionales, no es necesario solicitar la suspensión para hacer efectiva la detención.

 

Artículo 400. (Establecimiento para cumplir la detención). La detención preventiva a que se refieren las disposiciones anteriores, debe cumplirse en el establecimiento carcelario destinado para este fin. Ninguna persona podrá ser recluida en establecimiento para cumplimiento de pena, mientras no exista sentencia condenatoria ejecutoriada.

 

Cuando se trate de hechos punibles culposos el imputado será recluido en la casa-cárcel más próxima. De no existir casa-cárcel ser recluido en pabellón separado dentro del establecimiento carcelario.

 

Artículo 401. (Cárcel con las debidas seguridades). Cuando en el lugar de la comisión del hecho punible no hubiere establecimiento de detención con las debidas seguridades para impedir la evasión del recluso o para la protección de su vida o integridad personal, el fiscal dispondrá el traslado del detenido a la cárcel que reúna las condiciones expresadas.

 

Artículo 402. (Lugar de detención para miembros de la fuerza pública). Los miembros de la fuerza pública cumplirán la medida de privación de la libertad en los centros de reclusión establecidos para ellos, y a falta de estos, en las instalaciones de la unidad a que pertenezcan. De lo resuelto se comunicará por escrito al superior jerárquico del sindicado.

 

El personal de prisiones cumplirá la detención preventiva en cárcel distinta al lugar donde hubiere prestado sus servicios.

 

Artículo 403. (Lugar de detención para determinados servidores  públicos). Los funcionarios y empleados de la Rama Jurisdiccional,  Ministerio Público, personal de prisiones y cuerpo de policía judicial, serán detenidos en establecimientos especiales, distintos a los ordinarios de reclusión.

 

Este derecho se extiende a los exfuncionarios de los organismos mencionados y a los funcionarios que gocen de fuero constitucional o legal.

 

Artículo 404. (Lugar de detención para clérigos y religiosos). Los clérigos y religiosos a quienes se refiere el artículo 20 de la Ley 20 de 1974, y todos aquellos ministros de igual categoría que pertenezcan a otra religión, cumplirán la medida de privación de la libertad en sus respectivas casas parroquiales, en casa o convento de comunidades religiosas.

 

Artículo 405. (Traslado de la persona privada de la libertad). En cualquier estado de la actuación, la dirección general de prisiones podrá ordenar el traslado de persona privada de libertad a lugar diferente de aquel en que esté detenido, cuando su estado de salud así lo requiera, previo dictamen de perito de Medicina Legal o, en su defecto, de médico oficial. En igual forma, podrá proceder cuando corra peligro la integridad física del sindicado. Cuando se trate de condenados resolverá el Juez de ejecución de penas.

 

Artículo 406. (Computo de la detención preventiva). El término de detención preventiva se computará desde el momento de la privación efectiva de la libertad.

 

Cuando simultáneamente se sigan dos o más actuaciones penales contra una misma persona, el tiempo de detención preventiva cumplido en uno de ellos y en el que se le hubiere absuelto o decretado cesación de procedimiento o preclusión o de la investigación, se tendrá como parte de la pena cumplida en el que se le condene a pena privativa de la libertad.

 

Artículo 407. (Suspensión de la detención preventiva). La privación de la libertad se suspenderá en los siguientes casos:

 

1. Cuando el sindicado fuere mayor de sesenta y cinco años, siempre que su personalidad y la naturaleza o modalidad del hecho punible hagan aconsejable la medida.

 

2. Cuando a la sindicada le falten menos de dos meses para el parto o si no han transcurrido seis meses desde la fecha en que dio a luz.

 

3. Cuando el sindicado sufriere grave enfermedad, previo dictamen de los médicos oficiales o médico particular ratificado bajo juramento.

 

En estos casos, el funcionario determinará si el sindicado debe permanecer en su domicilio, en clínica u hospital, en el lugar de trabajo o de estudio. El beneficiado suscribirá un acta en la cual se compromete a permanecer en el lugar o lugares indicados, a no cambiar sin previa autorización de domicilio y a presentarse ante el mismo funcionario cuando fuere requerido.

 

Estas obligaciones se garantizarán mediante caución.

 

Su incumplimiento dará lugar a la revocatoria de la medida y a la pérdida de la caución.

 

Artículo 408. (Derechos de la persona privada de la libertad). Todo sindicado privado de su libertad tendrá derecho a recibir en el lugar de la reclusión un tratamiento acorde con el respeto a los derechos humanos, como los de no ser víctima de tratos crueles, degradantes o inhumanos; a ser visitado por un médico oficial y en su defecto por uno particular, cuando lo necesite; a tener una adecuada alimentación, a que se le faciliten todos los medios y oportunidades de ocuparse en el trabajo y el estudio; a tener un intérprete de su lengua si lo necesitare al momento de recibir notificación personal de toda providencia, todo lo cual se compendia en el respeto por su dignidad humana.