REVISTA DE NUTRICIÓN

 

5. VIAS DE ADMINISTRACIÓN

 

5.1. Nutrición Parenteral

La alta incidencia de problemas respiratorios, la inmadurez del tracto gastrointestinal, hipomotilidad intestinal, justifican la necesidad de que la cantidad de nutrición enteral se aumente lentamente, si a ello le sumamos los altos requerimientos y pobres reservas, se observa la necesidad de iniciar un soporte parenteral precoz.

Los requerimientos se calculan de manera individual dependiendo de la edad gestacional, peso, temperatura corporal, estado clínico función cardíaca, hepática y renal. La nutrición parenteral se inicia con mezclas de baja concentración, independientemente de la vía de administración.

5.1.1. Energía.

Los requerimientos parenterales son aproximadamente el 75% de los de la nutrición enteral (no contempla necesidades para digestión y absorción), en la primera semana de vida el objetivo es el de mantener reservas energéticas que se logra con un aporte de 60 cal/Kg/día; se logra obtener crecimiento con un aporte mayor a este, lo ideal es de un aporte de 90 cal/Kg/día, guardando una relación de calorías no proteicas por gramo de nitrógeno de 120 a 150.

5.1.2. Proteína

Esenciales para evitar el catabolismo y asegurar crecimiento, su aporte debe iniciarse lo antes posible, una vez estabilizado el cuadro clínico entre las 48 y 72 primeras horas de vida. Se inicia con un aporte de 0.5 gr/Kg/día y se va aumentando de 0.25 a 0.5 por día hasta un aporte de 3 gr/Kg/día. Se están utilizando soluciones de aminoácidos pediátricos que contienen mayores cantidades de cisteina, tirosina y taurina y más bajo de fenilalanina y metionina.

5.1.3. Carbohidrato

Se utiliza dextrosa al 50%, se inicia con unas ratas de infusión de glucosa de 4-6 mg/Kg/día, con aumentos graduales de 0.5 a 1 mg/Kg/día de acuerdo a tolerancia hasta llegar a una rata máxima de 10 mg/Kg/día.

5.1.4 Lípidos

Se utilizan emulsiones de lípidos al 20% combinación TCM / TCL en la relación 1.1, estas proporcionan mayor densidad calórica en menor volumen, menor cantidad de fosfolópidos y adecuado aclaramiento de TGS, también se emplean para prevenir la deficiencia de ácidos grasos esenciales, se inician a partir del segundo día de N.P. con 0.25 gr/Kg/día con incrementos graduales de 0.25 hasta una dosis máxima de 2 - 2 gr/Kg/día y una rata de infusión de 100 mg/Kg/hora.

Existen en el mercado mezclas de mutivitaminas parenterales pediátricas, así mismo como elementos traza pediátricos. El aporte indicado de calcio y fósforo para estos niños es importante darlo a través de la N. P, por su poca solubilidad, se guarda relación 1.7/1.

 

5.2. Nutrición Enteral

Esta vía es la ideal siempre y cuando se pueda utilizarla. El aporte debe ser gradual de acuerdo a tolerancia gastrointestinal y metabólica.

La presencia de nutrientes intraaluminales es necesaria para estimular el desarrollo de la mucosa gastrointestina, la maduración de la actividad motora intestinal y el aumento de la secreción de hormonas (enteroglucagon, colecistoquinina, motilina y gastrina).

El semiayuno se asocia con hipoglicemia, crecimiento lento, apnea, infección, hospitalización prolonga. No se debe olvidar las características del prematuro extremo como son su inmadurez motora, enzimática, hormonal, absortiva y funcional.

¿CUÁNDO?

ES IDEAL INICIAR NUTRICION ENTERAL EN LAS PRIMERAS 72 HORAS DE VIDA.

¿CÓMO?

El aporte enteral alto o aumentando rápidamente lleva a intolerancia gastrointestinal y eleva el riesgo de ECN. El objetivo al iniciar nutrición enteral no es el de asegurar aporte sino el de estimular el trofismo intestinal y de preparar las funciones de digestión y absorción.

LA ALIMENTACIÓN ENTERAL DEBE INTRODUCIRSE MUY GRADUALMENTE Y SE MANTIENE LA ALIMENTACIÓN PARENTERAL HASTA QUE EXISTA UN APORTE ADECUADO.

¿QUÉ DAR?

LECHE MATERNA es el alimentado ideal, debido a su única composición, incremento en la biodisponibilidad de nutrientes, propiedades inmunes, presencia de enzimas y factores de crecimiento y costos. La leche materna obtenida de madres de prematuros especialmente, en las dos primeras semanas después del parto, contiene mayores cantidades de energía, grasa, proteínas y sodia, pero muy baja en calcio y fósforo; proporciona los componentes inmunológicos y antibacterianos.

FORMULAS LACTEAS PARA PREMATUROS contienen una densidad calórica mayor y un aporte protéico mayor que las maternalizadas, cubren en su mayoría con los requerimientos de vitaminas y minerales.

Autores: Dr. Alvaro Mariño Pediatra Gastroenterologo

Nut. Martha Vásquez.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Elizabeth E. Gleghorm, M.D. Selected Reviws in Nutrition Support Pediatrics Edition, 1997. Pág 73.
  2. American Society for Parenteral and Enteral Nutrition. The Surgical Neonate. January 26-29 1997.
  3. Ricardo Uauy, MD. Post Simposio Internacional de Neonatología. ¿Cómo planear la alimentación del Prematuro Extremo? Junio 1997.
  4. Pereira G:R: Nutritional Care of the Extrem ely Premature Infant. Clinics in Perinatology. Neonatal Perinatal Nutrition. March 1995. Pág 61.
  5. Ernst J.A. Cruse WK et al Metabolic Balance Studies in Premature Infants. Clinics in Perinatology-Perinatal Nutrition, March 1995 Pág 141.
  6. Putet G. Energy. Parenteral Nutrition Needs of the Preterm Infants. 1993. Pág 15.